sábado, 28 de abril de 2012

La represión en aumento

Por: Martha Beatriz Roque Cabello

El pasado miércoles 25 de abril, fue detenido cuando se dirigía al
taller semanal de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios, el
comunicador José Díaz Silva, lo condujeron a la Estación de Policía de
Santiago de las Vegas y allí le ocuparon libros de cuentos para niños,
algunos documentos y una cámara fotográfica.

José en varias ocasiones fue a la Unidad de la Policía a averiguar por
su cámara y le informaban que estaba en Criminalística donde la
analizaban. El viernes –en horas del mediodía-se entrevistó con un
oficial que dijo ser el jefe de la Unidad e hizo una llamada telefónica
a la Seguridad del Estado, reiterándole que no había ninguna respuesta
sobre la entrega de la cámara que tenía que esperar.
Junto con otros 6 miembros de la Red, (Arnaldo Ramos Lauzurique, Leydi
Coca Quesada, Miladis Carnel González, Ivis Rodríguez González, Femín
Zamora Vázquez y Martha Beatriz Roque) se trasladaba nuevamente hacia la
Estación de Policía, cuando fue detenido a la salida de la sede de la
Red, los otros comunicadores continuaron camino.

Ya en la Estación, con la presencia de varios oficiales de la Seguridad
del Estado, pidieron ver al Jefe de Unidad o al Oficial de Guardia
Superior. Un oficial de la policía política los desalojó de la carpeta y
los envió hacia el portal y dijo que solo se podía quedar Martha Beatriz.

Posteriormente un Mayor que dijo ser el Oficial Superior, una mujer sin
grados que se identificó como la Jefa Política, un hombre y una mujer
vestidos de civil que dijeron ser Jefes de Sectores de la policía y 3
oficiales de la Seguridad del Estado, se reunieron con Martha en el
teatro de la Estación. Al plantear ésta la situación existente le dieron
la misma respuesta, que estaba en manos de Criminalística.
El Mayor a cargo con un total sentido de ignorancia dijo que no había
que entregar algún documento de Ocupación cuando se quedaban con algún
medio del detenido. También respondió en mala forma sobre el hecho de
que José había estado en la Estación ese día, diciendo que era mentira.
Después la esposa de José describió al policía que los atendió por tener
la característica personal en los ojos de dos colores diferentes, lo que
llevó a la conclusión de que este oficial no había informado a su
superior de la visita de José.
Terminada la conversación, todos fueron a la acera de enfrente a esperar
y un oficial de la Seguridad del Estado conocido por Christian, detuvo a
Martha y la condujo hasta su casa en un auto Lada azul oscuro, el resto
se quedó allí esperando, pues ella les dijo que volvía. Trató de salir
para el lugar dos veces, pero dos oficiales se lo impidieron y le
dijeron que el coronel Víctor Bordón vendría a su casa a hablar con ella
del particular.
Mientras tanto, el propio coronel Víctor detenía en Santiago de las
Vegas a Arnaldo Ramos Lauzurique y lo dejó en la esquina de Tejas. A
Leydi Coca la montaron en un jeep y la condujeron hasta Baracoa, no
tenía dinero y llegó a su casa pasada la una de la madrugada. También
detuvieron a Miladis Carnel González, Fermín Zamora Vázquez e Ivis
Rodríguez González y los condujeron hacia el primer anillo de las ocho
vías, estaban igualmente sin dinero para pagar el transporte de regreso.
Finalmente el coronel Víctor le explicó a Martha que el procedimiento
era esperar la prueba de laboratorio de Criminalística (aunque la cámara
solo tiene fotos y videos de actividades disidentes) y que sería puesto
en libertad José esa misma noche, cosa que no ocurrió ya que lo
liberaron de la Unidad de la Policía de Aguilera donde se encontraba, el
día sábado a las 12 pm.
Durante la conversación el coronel Víctor quedó en entregar una copia
del Acta de Ocupación, para lo cual hizo una supuesta llamada
telefónica, diciendo que la quería para la diez de la mañana, sin
embargo a Díaz Silva no le proporcionaron nada en el momento de
liberarlo, sólo volvieron a decirle que tenía que espera por la decisión
de la cámara, que en todo caso se la llevarían a la casa. Con esto quedó
claro que el Mayor jefe de la Unidad está violando el procedimiento de
entrega del Acta de Ocupación.
El régimen incrementa día a día el hostigamiento hacia la oposición
interna, el abuso de poder y el robo de los medios que se tienen para
trabajar, pero es indignante lo que hace en particular con las mujeres,
como es el caso de las comunicadoras que fueron dejadas en lugares
lejanos de sus hogares, en horas entradas de la noche.

La Habana, 28 de abril de 2012.

0 comentarios:

Publicar un comentario