miércoles, 16 de mayo de 2012

Esto me sucedió a mí personalmente..


 Suceso narrado por el comunicador
 comunitario José Díaz Silva

Esto me sucedió a mí personalmente:

“Al salir del Hospital Clínico Quirúrgico, de la Avenida 26, donde a mi hermano lo estaban operando, traté de tomar el ómnibus en la parada que está en la Avenida Boyeros entre Vía Blanca y Santa Catalina, frente a la Ciudad Deportiva y un hombre de unos 30 años de edad, de piel negra, de una estatura aproximada de 1,60m, vestido de blanco en camiseta, shortpants y tenis blancos; con un pelado estilo “yonqui” me arrancó mi cadena de oro 14 que pesaba 18,6 gramos con un dije en forma de herradura. Salió corriendo para el bosque que queda atrás y que se presta para esconderse entre los árboles y está todo enyerbado.  Yo le corro atrás para recuperar mi cadena con la cámara Canon que yo portaba. En la carrera, le empecé a tirar fotos y al cabo de haber corrido unos 800 metros detrás de ese delincuente, que en su carrera había cogido cuatro o cinco piedras, se detuvo cerca de mí a 2 ó 3 metros gritándome que me iba a matar porque yo lo estaba filmando”.

“Con una piedra me hizo dos heridas en la mano izquierda que requirió de tres puntos por fuera y dos por dentro; la otra herida fue en el codo de la misma mano mientras en el codo del brazo derecho me hizo una contusión en el músculo. Con otra piedra me dio en la espalda y otra me dio en la cabeza y lo que evitó que me matara fue la cámara que recibió en el lente el golpe de la piedra y se rompió. Otro golpe lo tengo en la rodilla izquierda y en la muñeca derecha”.

“El delincuente se salió con la suya y yo no pude seguir detrás de él porque el golpe en la cabeza me aturdió y perdí el control. Yo denuncié este hecho en la Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria de Santiago de las Vegas. Por los alrededores había testigos que cuidan vacas, que declararon que ellos vieron al delincuente y que si se lo presentan lo reconocen. Los peritos recogieron las piedras con las que me hizo las heridas y yo entregué las fotos donde se ve al ladrón corriendo que es fácil de identificar. Hice mi declaración para reconstruir los hechos, me dieron un certificado médico de las heridas y los golpes en la cabeza. Fue un intento de asesinato porque así me lo gritó, yo tengo suficientes pruebas para que lo cojan preso, eran las 10 de la mañana. Si no lo cogen es porque no quieren.  Yo acuso a la Seguridad del Estado por esto porque ellos se dedican a usar esta cobardía de mandar a los delincuentes que trabajan para ellos para que nos ataquen y así crear temor y pánico”.

 Yo herido
El delincuente



1 comentarios:

  1. Todos estos hechos no deben jamas quedar impunes, por eso es importante preservar las pruebas, los datos que se puedan recopilar.
    www.cubarepresorid.com

    ResponderEliminar