domingo, 6 de mayo de 2012

Iglesia católica realiza trabajo sucio de la cancillería cubana



Iglesia católica realiza trabajo sucio de la cancillería cubana

Cuba/ Entre Escila y Caribdis… puestas ambas de acuerdo


cardenal.jpg
Cardenal Jaime Ortega.Foto: Aleaga Pesant


Cubamatinal/ Un grupo de funcionarios de la iglesia católica cubana viajó en los últimos días de abril a los Estados Unidos. Allí el grupo imparte conferencias sobre el papel de dicha institución en la transición democrática insular, bajo el eufemismo de acompañar al pueblo en su historia.

Por Julio Antonio Aleaga Pesant

La Habana, 05 de mayo/ PD/ El Cardenal Jaime Ortega y el Dr. Roberto Veiga -como sabemos, comunista reciclado- estuvieron en el país del norte. Dieron conferencias en universidades e hicieron “lobby” en una ruta que encabeza el oficial de inteligencia y profesor de la Universidad de Colorado, Arturo López Callejas (más conocido como Arturo López Levy). El trabajo de tan “ilustres” funcionarios es convencer al público oyente y a los políticos norteños de que el gobierno militar está dispuesto a avanzar en las reformas. Además, explicar el éxito de la visita papal a la isla a finales de marzo.

Sobre Arturo López Callejas, recordemos que es un licenciado del Instituto Superior de Relaciones Internacionales, que pasó el servicio militar en la Brigada Fronteriza de Guantánamo, a donde envían, junto a la tropa común formada por orientales, a jóvenes habaneros con especial interés del gobierno y los servicios de inteligencia, como Hassan Pérez o los miembros del Buró Nacional de la UJC.

El “Turi”, como le decían, en su rol de académico “agente de influencia”, encabeza ahora también el grupo de lobistas CAFE (Cuban-American Engagement), que presiona en Washington para flexibilizar el embargo.

Pero el éxito de la visita de Benedicto XVI, que promueven Ortega, Veiga y López Callejas, no se la creen ni ellos mismos. El ciudadano se desentendió del recorrido, las misas fueron teóricas e ininteligibles, los curas autorizaron a los esbirros a desalojar las iglesias ocupadas pacíficamente, el papa no recibió a las Damas de Blanco, pero se reunió con el ex dictador. Y para colmo, un funcionario de la Cruz Roja agredió físicamente a un hombre que gritó “¡Abajo el comunismo!” en la misa de Santiago de Cuba.

La Iglesia Católica, en su esfuerzo por ganar legitimidad como facilitadora en los nuevos escenarios, se convirtió en representante del gobierno militar para los Estados Unidos. Sigue la ruta trazada por las iglesias protestantes y uno de sus líderes, Lucius Walker, peón importante en la construcción de la política exterior de la dictadura para Estados Unidos con su “End to Blockade”, y los espectáculos de tira y jala que hacía para la televisión en la frontera mexicano-estadounidense, por “tres computadoras y cuatro guaguas viejas”, como definió mi vecino Alfredo.

Pero resulta que las iglesias protestantes norteamericanas cortaron parte importante de sus relaciones con sus “partners” insulares por la corrupción imperante y su estrecha conexión con el gobierno militar y su aparato de inteligencia. Además, el otro mecanismo de presión en terrenos del vecino -derribar el embargo a través de la influencia de los Estados, que vendían alimentos a la isla y recibían el pago completo antes de embarcar las mercancías- demostró su inviabilidad tras diez años sin lograr su objetivo y el gradual vacío de las arcas cubanas.

Ahora, dirigidos por los “chicos” de Línea y A -sede de la Dirección General de Inteligencia que copan la Sección de Intereses de Cuba en los Estados Unidos-, los muchachos de la iglesia católica tomaron un rumbo donde lo más incómodo no son las incomprensibles ideas de Veiga (“los cubanos no están preparados para el multipartidismo”) u Ortega (“los delincuentes que ocuparon la iglesia de la Caridad”). Se convierten de facto en parte del sistema de relaciones internacionales de la dictadura y, por ende, pierden la legitimidad como facilitadores, mediadores de cara a la construcción democrática.

Casualmente, en el momento en que los funcionarios de la iglesia católica hacen el tour por Yanquilandia, y los lobbystas de CAFE (¿con leche?), van al Congreso, llega a Washington la jefa del Departamento América del Norte del MINREX. La conocida oficial del MININT “casualmente” participará en un encuentro en la SINA cubana el cual reunirá a los más revolucionarios de los emigrados el 28 de abril. Y… a que ustedes ya saben quiénes estarán allí.

http://cubamatinal.es/2012/05/06/iglesia-catolica-realiza-trabajo-sucio-de-la-cancilleria-cubana/

0 comentarios:

Publicar un comentario