viernes, 11 de mayo de 2012

#Venezuela El Estrecho de la Florida, la Ruta Mexicana o Cuba

Solo 3 opciones tienen los jóvenes cubanos de nuestro tiempo. Todos nacieron mucho después de aquél 1959.
Son aquellos que no se han creído el maldito slogan de ¨Seremos como el…¨, mejor ni mencionarlo, por aquello de la mala vibra.
Esta juventud rompe en silencio todas las ataduras con un régimen que solo les narra sus viejas y aburridas aventuras particulares en la Sierra Maestra, y otros desvaríos oportunistas como Angola, y Etiopía.
Por esa razón y por muchas otras, los jóvenes cubanos deciden cómo vivirán el largo trecho de esta única vida que les toca vivir.
Las opciones son tres: Quedarse el resto de su existencia en Cuba, lanzarse al mar, o correr la aventura por tierra desde Ecuador hasta USA, pasando por México.
Son miles y miles los que se han lanzado al estrecho de la Florida. De ellos hay cientos que no han llegado a su destino. Recuerdo que en mis tiempos de reportero de la TV Cubana, un día se me ocurrió la idea de saber cuántos habían muerto en el intento de escapar de Cuba.
Comencé preguntando a gentes amigables pero no amigos que trabajaban en sectores sensibles del gobierno. Después de preguntar en varios sitios, recibí la respuesta casi oficial de que esos datos son secretos. Solo los maneja la Contra Inteligencia cubana. No hay acceso.
Entonces me hice varias preguntas, pero mis propias respuestas eran que el régimen usa esos datos para muchas cosas, entre ellas para llevar una estadística de cuántas personas menos hay en la libreta de la comida, y por otra, para usar el nombre de los muertos para ponérselo a los infiltrados que envían hacia los Estados Unidos en alguna misión de espionaje o de desfalco del Medicare en la Florida.
Esta peligrosa opción de la juventud cubana todavía está en marcha. De vez en cuando hay jóvenes que buscan su libertad a bordo de frágiles embarcaciones o de lo que sea. Es una ruleta rusa a lo cubano, que Castro lo sabe y la usa para sus histéricos reclamos internacionales con postura de prócer.
La otra opción que está de moda, porque para escapar de la isla hay que salir por algún hueco, es llegar a Ecuador como turista, o recién matrimoniado con ecuatoriana o ecuatoriano, pero después hay que seguir hacia USA.
En este país sudamericano, que por alguna razón abrió sus brazos a los cubanos, ahora se los cierra y les tira la puerta en la cara. Por eso, y porque los jóvenes quieren llegar a la tierra prometida, entonces se lanzan a la Ruta Mexicana como les llaman.
El periplo es casi un guión de un Reality de Indiana Jones, porque deben atravesar Colombia y Panamá con una frontera plagada de estafadores, alimañas, narcotraficantes, y miembros de las FARC, los eternos adoradores de Castro.
Esa etapa del camino es bien insospechada pero lo será mucho más para los que llegan a México. Es el punto más complicado, pues en esta nación están quienes viven de estafar a los cubanos, al suponer que todos tienen familia en Los Estados Unidos.
Además están otro tipo de truhanes como los narcotraficantes y muchos oficiales de inmigración, quienes piden grandes sumas de dinero para dejarte seguir o simplemente te deportan para Cuba, si tu familia en USA no les paga su buena mordida.
La Ruta Mexicana es casi comparable con lanzarse en una balsa, pero ambas son mucho más esperanzadoras que quedarse en Cuba para ver pasar el tiempo, sin hacer nada, porque nada les caerá del cielo.
Vivir en Cuba será ¨lo mismo con lo mismo¨ que hicieron sus padres, quienes confiaron en un barbudo encantador de serpientes que les dibujó un futuro esplendoroso hace más de 50 años.
Por eso, los cubanos apuestan con su vida por una nueva oportunidad, la que el régimen les niega día a día.
En Cuba cada mañana muchos jóvenes despiertan pensando como escapar, alguno no lo logrará, pero todos tendrán algo que el socialismo les niega desde su primer día de nacido:
¡Sueñan con un futuro mejor!

Oscar Suárez, Kendall, Mayo 2012


Fuente: http://universoincreible.com/el-estrecho-de-la-florida-la-ruta-mexicana-o-cuba/

0 comentarios:

Publicar un comentario