sábado, 5 de mayo de 2012

#Venezuela #Habana #Camaguey Cada país tiene el gobierno que se merece

Pase de revista :

"El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, preside el acto central por el Día de los Trabajadores, que se celebra este martes en la Plaza de la Revolución, de esta capital.
Desde la madrugada los capitalinos se movilizan para ratificar la firme decisión de los cubanos de preservar y perfeccionar el socialismo"
(Fragmentos tomados del libelo de Cuba :Trabajadores. 1 de mayo 2012)
Esperanza E Serrano



Por toda Cuba desfilaron los esclavos apoyando su robolución:
Desfile en El Escambray, Cuba ,mayo, 1 del 2012





Nuevitas, Camaguey



Santiago de Cuba





Cada país tiene el gobierno que se merece. No me vengan diciendo que toda esa gente desfiló apoyando la robolución castro comunista por un par de botas, una merienda o por temor a represalias. Ese pueblo de corderos desfiló porque está plenamente identificado con el sociocastrismo. No me vengan con cuentos de camino ni con justificaciones baratas. Cuando un ser humano pierde su dignidad no merece respeto. Los cubanos no merecemos respeto. Unos porque nos fuimos por no aguantar tanta ignominia o por mejorar económicamente (o por las razones que sean) y otros porque se alegraron de nuestra salida por el simple hecho de que la miseria es lo único que, repartida entre muchos, toca a más. Mientras menos bulto más claridad, dice el viejo refrán. Nuestras escasas pertenencias, incluyendo la vivienda (lo mas preciado de todo ) fueron confiscadas y repartidas como botín de victoria entre los chivatos del pueblo o entregadas a los familiares de los jefes, con el beneplácito de todos esos que desfilan por las plazas gritando viva fidel.
En esclavos nos convertimos a partir de enero de 1959 y esclavos seguimos en el 2012 y quien sabe por cuantos años más.Los de allá alegres desfilan y nosotros, desde acá, como los malos de la pelicula que somos, los mantenemos contentos enviándoles dinero y pacotillas que luego exhiben con orgullo en esos desfiles de apoyo a los mafiosos de La Habana.
La historia lo ratifica: cuando un pueblo pierde su dignidad, merece un gobierno al estilo del castrocomunismo cubano.

0 comentarios:

Publicar un comentario