martes, 1 de mayo de 2012

#Venezuela Marta Colomina: Al Capone, un angelito

Desde 2008 dos aldabonazos de El Imperio estallaron en la cara de la revolución chavista, ya para entonces nada bonita.

 El Fiscal del Distrito Manhattan de Nueva York, Robert Morgenthau, en una conferencia dada en Washington, dijo estar investigando sobre los “fuertes lazos” que el gobierno de Chávez tendría “con el narcotráfico y el terrorismo”, anuncio que coincidió con el del Departamento del Tesoro de EEUU a través de su oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) en el que informaba que el exministro de Interior y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín y los generales Hugo Carvajal (director de la DIM) y Henry Rangel Silva (hoy ministro de la Defensa) pasaban a la Lista Nacional de Individuos Designados (SDN por sus siglas en inglés) lista “negra” a la que ingresan los incursos en “narcotráfico, lavado de dinero y terrorismo”.

El director de la OFAC, Adam Szubin, dijo a El Universal (EU 16-04-12) que “hay una tendencia preocupante por lo que está ocurriendo en Venezuela en materia de narcotráfico” y recordaba que en septiembre de 2008, el hoy ministro de la Defensa, Henry Rangel Silva, fue señalado “por brindar asistencia material a las actividades de tráfico de estupefacientes de las FARC, organización narcoterrorista”. Tiempo después la OFAC añadió cuatro figuras más del gobierno chavista a la lista del SDN: el general Cliver Alcalá Cordones, a quien acusa de “aprovechar su posición en la FAN para establecer con las FARC una ruta de intercambio de armas por drogas” (y quien hace días fuera calificado de “zar de la droga” por Aponte Aponte); el Dip. Freddy Bernal, porque habría ” facilitado las ventas de armamento entre las FARC y el Gobierno venezolano” (y quien sin recato preside la comisión de “desarme” en la AN); el exdiputado Amílcar Figueroa y Ramón Madrid, funcionario de la policía política (Sebin).

El Fiscal Morgenthau mostró alarma porque “las inversiones iraníes en Venezuela van en aumento y en enero de 2008 Irán abrió en Caracas dos bancos, el BID y EDBI”, a los cuales el Departamento del Tesoro de EEUU, a través de la OFAC, impuso sanciones económicas por “proporcionar servicios financieros al Ministerio de la Defensa de Irán y de las FAN, encargados de llevar adelante los propósitos nucleares de Irán“. Adam Szubin recordó que en Venezuela hay “grupos islámicos vinculados al terrorismo” y citó que en junio de 2008 la OFAC señaló a dos colaboradores del Hezbolá radicados en Venezuela y a dos agencias de viajes controladas por uno de ellos. Denuncia hecha también por Makled. Sobre tan graves acusaciones ni el Ministerio Público ni la Fiscalía Militar iniciaron investigación alguna. Tampoco la Fiscal movió un dedo cuando en febrero de 2009 la Junta de Fiscalización de Estupefacientes de la ONU publicó un informe en el cual registraba que “Venezuela es el principal puente para el tráfico de cocaína a Europa y EEUU“. Otros informes internacionales también fueron ignorados

La captura de Walid Makled en Colombia hizo estallar la cloaca tapada hasta entonces con la impúdica respuesta oficial de que eran “infamias del Imperio“. Makled ocupaba el tercer puesto de la lista de narcotraficantes más poderosos y buscados del mundo. Controló puertos y aeropuertos, tenía aviones, una línea aérea, fincas, militares, policías y hasta ministros. La “nacionalización” de los puertos (que les quitó Chávez a las gobernaciones) abrió las puertas al narcotráfico desaforado: “Nadie garantiza que contenedores en el puerto no contengan drogas” denunciaba el gobernador Salas Feo ante la desactivación del equipo de rayos X en los patios del puerto de Puerto Cabello. “En 2003 se instaló el equipo y en 2005 se desactivó. ¡Qué casualidad!, lo hicieron cuando comenzaron a otorgar los patios del puerto mediante concesiones por 20 años” (El Carabobeño 05-04-2011). Desde Bogotá Makled, contó al mundo que el Gobierno resguarda laboratorios de cocaína” y que “las redes de producción y distribución de la droga operan en Venezuela, en estrecha cooperación entre las FARC y el Ejército” (EN 4-04-2011). Aseguró haber pagado 1 millón de dólares a generales del Alto Mando por “operaciones conjuntas” (a quienes citó con nombre y apellido) y dijo tener 40 altos militares en nómina y 6 videos en los que aparecen militares recibiendo sobornos”. La ONA (cuyo director es acusado por Aponte como incurso en narcotráfico) reconoce que las incautaciones de drogas realizadas en Venezuela desde 2003, llegaron al mínimo en 2011 (EU 21-4-12).

Dos delincuentes -Makled y Aponte- hasta hace poco mimados por un Estado forajido- coinciden en que el alto mando chavista esta incurso en narcotráfico y jueces y fiscales complacientes ni siquiera los citan como testigos. Continuará la próxima semana
mcolomina@gmail.com

Fuente: http://biendateao.com

0 comentarios:

Publicar un comentario