domingo, 3 de junio de 2012

Conferencia de Prensa por el Departamento de Estado de los E.U.A



Viernes, 1ero de Junio de 2012

PREGUNTA: Sobre la visita de Mariela Castro, a muchos le llamó atención que la subsecretaría del Departamento de Estado de las Américas digiera que se sentía ella personalmente decepcionada de la posición que incluso sus aliados más cercanos habían tomado con el tema de Cuba en la Cumbre de las Américas y unas semanas después le dan una vista a la hija del Presidente Castro para que visitara los Estados Unidos. Algo que desató críticas en ambos partidos, incluso en gente de algo rango del Partido Demócrata como el senador Menéndez. ¿Cuál es la, digamos, mucha gente piensa a la inconsistencia de la política hacia Cuba, a que apunta, digamos. Quería saber cómo es la posición, cuál es la razón decisión de darle esta visa a Mariela Castro, ¿Por qué le permiten ustedes la visita? Y si eso produjo el resultado que ustedes esperaban, con el permitirle el ingreso a los Estados Unidos.
 SR. HAMMER: Bueno, primero quisiera decirle que este individuo ha venido dos veces anteriores a los Estados Unidos bajo la administración del presidente Bush. La manera en que otorgamos visados a individuos cubanos está regularizada por una proclamación presidencial, creo que es la 5377, que pone las reglas en las cuales uno puede permitir que se dé un visado. Entonces yo no puedo entrar en los detalles particulares de porqué a esta persona se le dio un visado y a otra no. Pero uno no debe confundir el hecho de que se le dio un visado a este individuo con nuestra política en general hacia Cuba. De hecho nosotros queremos y permitimos la libertad de expresión en nuestro país, lo que de hecho no ocurre en Cuba. Entonces a veces viene gente a expresarse, que a lo mejor con la cual no compartimos las mismas ideas, y esto es parte de la democracia y eso es parte del por qué los Estados Unidos es el tipo de democracia que es. Y sí, nuestra posición está bien clara que Cuba no es democrática y como se entiende dentro del marco de la OEA, no debe participar en estas cumbres; hay mucha consistencia. Estamos diciendo simplemente que Cuba es un país en donde no hay democracia hoy, no hay libertad de prensa, no hay libertad de expresión, hay violaciones de derechos humanos, hay rehenes políticos; y por eso no son parte del proceso de la OEA e incluso se ha discutido dentro de la OEA. Ustedes se acordarán en la reunión de la Asamblea General que ocurrió en Honduras se puso en la mesa la posibilidad de explorar cómo Cuba pudiese acceder si tomaba ciertas medidas. Y Cuba nunca mostró ningún interés. Entonces no mezclemos dos temas que son bastante diferentes. Uno es tener, es querer tener intercambios en los cuales se puede hablar de algunas diferentes ideas, de algunos individuos en particular, y otra es el comportamiento de un gobierno de Castro que hasta hoy en día lamentablemente no está permitiendo que el pueblo cubano viva en libertad. Y el día que lo permitan, que haya democracia, como hemos dicho, deseamos obviamente que Cuba participe en el proceso de la comunidad de las Américas y como participante en la OEA.
 PREGUNTA: Se reunió ella con algún miembro de la administración, y segundo hay algún avance en el asunto de Alan Gross. La secretaria se reunió con [Judy] Gross esta semana. ¿Hay algo que reportar en ese sentido?
 SR. HAMMER: Primero, no, no se reunió nadie de la administración con Mariela Castro. Por segundo, el tema de Alan Gross es algo que llevamos a diario; aquí en el Departamento del Estado hay mucha preocupación por su salud, por su situación. La secretaria Clinton, mencionaste se reunió con su esposa Judy Gross, y seguimos pidiendo a las autoridades cubanas que, bueno, le den su libertad de inmediato. Es un caso sumamente injusto, pero aún que sea por razones humanitarias deberían permitir a Alan Gross que venga a visitar a su madre de 90 años que está enferma, al igual que se le permitió a René González ir a La Habana en un caso similar humanitario. Vamos a seguir insistiendo. De verdad no se puede entender porqué el régimen cubano no permite a Alan Gross que tenga su libertad. Pero que por lo menos que le permitan una salida humanitaria, dado la seriedad de la enfermedad de su madre que ya es bastante mayor.
 PREGUNTA: Y los Estados Unidos siempre ha sostenido que es un caso que no se puede comparar uno con el otro. Ahora usted dice que tal como fue René, ahora debería venir Gross. ¿No es esta una comparación igual como las de La Habana?
 SR. HAMMER: No, lo único similar es que de aquí, nuestras autoridades judiciales le dieron un permiso humanitario por una situación similar en el caso de René González, que tenía un familiar que también estaba muy enfermo. Son muy diferentes los casos por los cuales los espías cubanos han sido encarcelados aquí que el caso de Alan Gross, que en verdad estaba trabajando de una manera apropiada en Cuba; entonces los casos son muy diferentes, pero lo similar es que a veces obran circunstancias en las cuales uno quiere ver que se pueda facilitar una salida de alguien por razones humanitarias y uno quisiera ver ese mismo tipo de entendimiento por parte de las autoridades cubanas. Pero déjame ser bien claro, Alan Gross no debería estar encarcelado. Ya lleva más de dos años y cinco meses injustamente allí en una cárcel. A este le deberían dejar ir de inmediato, y eso lo que queremos ver. Pero si no le están dejando hacer eso en este momento, al menos que concedan en este caso una visita humanitaria.


0 comentarios:

Publicar un comentario