sábado, 28 de julio de 2012

EDITORIAL GUAMAÑANGA · ¿Más de qué?


EDITORIAL GUAMAÑANGA · ¿Más de qué?




¿Producir más de qué? los médicos no, los maestros, los peluqueros, los camioneros, los barrenderos, to’el mundo gana poco menos tú. Mejor dicho, menos que todos ustedes, que son unos careguantes, unos zorros y unos cabrones. ¿Mariela gana poco?, ¿Antonito gana poco?, ¿Fidelito gana poco?, ¡no sea muelero, tacuaco! aquí los que se jaman un cable porque a usted y a su hermano les sale de los colgantes somos nosotros, los que curralamos todos los días, los que nos la buscamos en dónde sea, ustedes son unos vive bien, unos bitongos, unos hipocritas, unos descara’os que se apoltronaron en el power y los demás pa' carajo pa' allá, ¿o las butaquitas que sacaron en el acto del 26 son casualidá? ¡No joda asere!

No se puede pedir más cuando no hay con qué, la fábrica era tuya, la empresa aquella, era tuya, la rastra, el buque, era también tuyo, yo iba todos los días, tempranito, al curralo, nunca falté, ¿por qué se cayó la fábrica, la empresa, la rastra y el buque? por tu culpa asere, porque en vez de gastar el baro en la gente, estabas dándole a fulano y a mengano, pa’ tener un socio que te aguantara la guapería barata con los yumas y to’a la mojonera que tienes en la cabeza, ¿y ahora que yo no tengo ná, tengo que trabajar pa’ producir más, para poder tener más? Asere, ¡que clase de careguagua me saliste!, ¡Ñooo...!

¿Tú quiere más producción?, ¿quiere que la cosa ande? a ver, medita, libera tu mente, quita las trabas, libera a la gente, deja que uno vaya y venga, ¡a ver! déjame tener un negocio sin que cuando esté bien y tenga el chinchal monta’o, vengas a cerrarme porque gano más que tú. A ver, déjame viajar, comprarme un camión, sembrar la jama y venderla sin lío, directamente a la gente, déjame poner un taller de costura y tener una tienda y vender ropa, zapato, juguete, pan con timba…. ¡No sé!, déjame, no te metas más en mi vida, cobra lo que hay que cobrar y ya, ¡déjame viejo!

Pero, ahora que lo pienso, de verdá… ¿quien pinga te puso ahí? yo no, mi pura no fue, mi viejo tampoco, ¿dónde están los millones de pesos que yo te he dado?, ¿dónde está mi sangre, la que doné, la que dejé en Angola, dónde está? ¿Dónde esta el papel que dice que tu puedes mandar al guardia a pisarme y quedarme calla’o, ¿dónde?, ¡dónde!… ¡Suelta la silla!, deja de meterme miedo, dame campo, dame aire, ¡dame la vida! que estás muriendo no significa que yo me tenga que morir contigo, si chivateas asunto tuyo, si te agachas, también, ¡Yo no! yo quiero una vida decente, una casa decente, un trabajo decente, una escuela decente pa' mis chamas. Quiero vivir, viajar, conocer, disfrutar, respirar por la mañana sin que me estes amenazando todo el día, sin que me obligues a ser un delincuente, una jinetera, un pedigueño, un chivatón, sin que te metas por los ojos, por la boca, ¡por todas partes chico!

Yo no se tú pero ya no más, no más miedo, no más muela, no más hambre, no más apretadera, yo me voy, yo voy a hacer un país nuevo, una vida nueva, una ciudad nueva, una manera nueva y ustedes, viejos, en ese molde no caben.

http://el-guama.blogspot.com.es/2012/07/editorial-guamananga-mas-de-que.html

0 comentarios:

Publicar un comentario