viernes, 27 de julio de 2012

Mienten sobre el accidente asesinato de Paya

¿Por qué no se sustenta la version más oficial del accidente?

 Por Manuel Zayas

Las evidencias fotográficas indican que el auto no chocó de frente y hacen visible el mal estado de la carretera, lo que no justificaría que se condujera a 130 km por hora.
MIAMI. (DDC)- La poca información oficial del “lamentable accidente” que costó la vida a los disidentes Oswaldo Payá y Harold Cepero, se resume hasta ahora en dos puntos:
—”Según testigos presenciales, el hecho ocurrió cuando el conductor de un auto turístico rentado, perdió el control y se impactó contra un árbol”, dijo una nota oficial publicada en Cubadebate y reproducida en otros medios de prensa bajo control del régimen. El vehículo era conducido por Ángel Carromero, de Nuevas Generaciones del Partido Popular español, quien sufrió heridas leves junto al copiloto, el sueco Jens Aron Modig, de la Liga de la Juventud Demócrata Cristiana. Ambos permanecen retenidos en la Isla.
—El mismo Carromero habría reconocido a las autoridades cubanas que “conducía a 130 kilómetros por hora” y que “no vio la señal de límite de velocidad permitido de 80 kilómetros por hora”.
Sin embargo, las evidencias fotográficas del auto siniestrado indican que no chocó de frente contra un árbol y hacen visible el mal estado de la carretera, sin asfaltar, por donde transitaba el vehículo.
¿El vehículo chocó contra un árbol?
Las tres fotos suministradas por el periodista oficialista David Rodríguez, de Radio Bayamo, indican el alcance del siniestro: muestran un auto marca Hyundai Accent de color azul, con matrícula de circulación T31402, que sufrió su mayor impacto en la zona trasera.
[(DAVID RODRIGUEZ)] (DAVID RODRIGUEZ)
El periodista publicó primero dos fotos en su página de Facebook y envió una tercera (arriba) al sitio Cubadebate. Esta última foto, menos divulgada, fue tomada en la posición en que quedó el vehículo accidentado.
En la imagen, se ve el auto fuera de la carretera, sin marcas visibles de un choque frontal contra un árbol. El parabrisas permanece intacto. El capó no presenta hendiduras.
A partir de la foto, se podría concluir que el siniestro no se produjo debido al choque del auto contra un árbol, como asegura la versión oficial, sino a que el vehículo se volcó.
¿130 kilómetros por hora?
En la segunda imagen, se observa el vehículo sacado a la carretera, durante la reconstrucción de los hechos. Hay un militar agachado, otro detrás, y un hombre con sombrero, viendo todos el cuerpo de un hombre acostado en una camilla.
[(DAVID RODRIGUEZ)] (DAVID RODRIGUEZ)
El auto presenta hendiduras de consideración en el techo, justamente en la zona que se corresponde con el asiento trasero, donde viajaban Payá y Cepero.
Pero el elemento más sorprendente es el estado de la carretera, que está sin asfaltar, como se observa en la imagen.
Conociéndose el estado precario de la vía, es poco creíble la versión oficial de que el conductor condujera a 130 kilómetros por hora. ¿Era acaso Ángel Carromero un suicida?
Perseguido y acosado
La viuda de Oswaldo Payá, Ofelia Acevedo, ha puesto en duda la versión del Gobierno y ha relatado que su esposo era vigilado, acosado, e incluso hasta fue amenazado de muerte por la Seguridad del Estado en la Isla.
[(DAVID RODRIGUEZ)] (DAVID RODRIGUEZ)
Acevedo dijo que supo a través de una amiga en Suecia que Mödig habría dicho que el vehículo fue embestido en varias ocasiones por otro, y que fue sacado de la carretera.
De resultar un vehículo impactado por otro, mostraría signos evidentes de choque en la zona lateral izquierda, dado el hecho de que se circula por la derecha y de que un automóvil persecutor tendría que adelantársele por la izquierda.
¿Fue perseguido y embestido el auto en que murieron Payá y Cepero? ¿Cómo se justifica que un conductor viaje a 130 kilómetros por hora en una carretera sin asfaltar? Si conducía el chofer a esa velocidad, ¿es porque huía de alguien?
[Esquema del auto. (MANUEL ZAYAS)] Esquema del auto. (MANUEL ZAYAS)
Los mayores destrozos del vehículo se constatan en su zona trasera. Por lo pronto, han pasado ya las 72 horas exigidas de la investigación del accidente sin que el Gobierno presente cargos contra el conductor del vehículo.
El régimen sigue mantiendo en una nebulosa todo alrededor del siniestro en el que murieron Payá y Cepero. La poca información que ha ofrecido hasta ahora no es creíble ni se sustenta. Razones tiene la viuda de Payá para no creer en la versión oficial y exigir una investigación transparente.
A los gobiernos de España y Suecia, les resultará bastante difícil sacar a Carromero y a Mödig de Cuba y que puedan ofrecer testimonio sin coacciones de ninguna clase, fuera de la Isla.

0 comentarios:

Publicar un comentario