domingo, 29 de julio de 2012

Paya y la minoría fanática (II)


Arnaldo M. Fernández

Patear una raqueta sobre una razón de Estado tras la muerte de Oswaldo Payá es la continuación de la mera creencia allá de la razón. Incluso la creencia verdadera requiere al menos la justificación para convertir en conocimiento, y la minoría fanática contra Castro ratifica que sigue siendo incomprensible para la mayoría de las facciones de la oposición. Castro ha definido claramente su noción de la moralidad en la Biografía a dos voces (edición en español, 2006, página 194): "La ética no es una simple cuestión de la moralidad, el punto es que la ética funciona". Su escala utilitaria nunca consejos de el acoso habitual y las tácticas de intimidación hasta el asesinato a menos que ello se maximiza la utilidad. Matar Paya significaría problemas en cualquier caso, dejando que la disidencia durante toda su vida a favor por lo menos al que la táctica probada de divide y vencerás contra la oposición interna.

Para el Castroit de partido único régimen, Payá era tan bueno como su vida pacífica de la oposición sigue viviendo, no de las pasiones internas del pueblo cubano, sino de repercusiones externas. En una reacción típica de las minorías fanáticas, la disidencia interna ha girado un patio: el esfuerzo de Payá para recoger 11.020 firmas no válidas y la presentación (10 de mayo de 2002) el Proyecto Varela a la Asamblea Nacional (AN) le han obligado a Castro a organizar otra masa la movilización de los votantes con 8,198,237 a favor de una reforma constitucional (26 de junio de 2002) declara su socialismo "irrevocable".

Los perdedores sostienen que la victoria de Castro deslizamiento de tierra fue una consecuencia de sus propios esfuerzos. Es tan irracional que algún tipo de explicación debe ser siempre: los verdaderos creyentes constituyen la minoría, pero la mayoría es objetable ya que actúa por la coerción. De hecho, el pueblo cubano están exigiendo la libertad. Por lo tanto, la mayoría apenas se recicla el fanatismo del pueblo cubano anticastrista imaginado en 1961 por la CIA y su cubana [de la Revolución Democrática] delante, en lugar de inclinarse ante la evidencia de que no existe el derecho de cualquier nación a echar la culpa a la regla después de la más de medio siglo de dictadura. Es hora de pensar seriamente en que el pueblo cubano es más bien Castroit de amante de la libertad.

Paya regresó (3 de octubre de 2004) a las oficinas de NA (Foto © Diario La Habana), con otros 14.384 firmas no válidas para el Proyecto Varela, pero la tercera ronda (24 de octubre de 2008) tenía por fin que tendrá lugar en Madrid ...! El tamaño y número son los factores clave en contextos políticos pacíficos. Entre el electorado cubano (más de 8 millones de votantes), los redondos de 25.5 miles de firmantes del Proyecto Varela, representan menos del 0,33%. Esto significa que el "Varelans" no podría haber participado incluso en el festival de 1939 democrático que trajo consigo la Constitución de 1940. La República muy ejemplar elogiado por la disidencia interna se requiere una membresía de por lo menos el 2% de los votantes de registro para ser una entidad política.

http://eichikawa.com/2012/07/paya-and-the-fanatical-minority-ii.html

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada