martes, 10 de julio de 2012

Promesas incumplidas al "Poeta Nacional"





TENGO - Nicolás Guillén.

Cuando me veo y toco
yo, Juan sin Nada no más ayer,
y hoy Juan con Todo,
y hoy con todo,
vuelvo los ojos, miro,
me veo y toco
y me pregunto cómo ha podido ser.


Tengo, vamos a ver,
tengo el gusto de andar por mi país,
dueño de cuanto hay en él,
mirando bien de cerca lo que antes
no tuve ni podía tener.


Zafra puedo decir,
monte puedo decir,
ciudad puedo decir,
ejército decir,
ya míos para siempre y tuyos, nuestros,
y un ancho resplandor
de rayo, estrella, flor.


Tengo, vamos a ver,
tengo el gusto de ir
yo, campesino, obrero, gente simple,
tengo el gusto de ir
(es un ejemplo)
a un banco y hablar con el administrador,
no en inglés,
no en señor,
sino decirle compañero como se dice en español.


Tengo, vamos a ver,
que siendo un negro
nadie me puede detener
a la puerta de un dancing o de un bar.
O bien en la carpeta de un hotel
gritarme que no hay pieza,
una mínima pieza y no una pieza colosal,
una pequeña pieza donde yo pueda descansar.


Tengo, vamos a ver,
que no hay guardia rural
que me agarre y me encierre en un cuartel,
ni me arranque y me arroje de mi tierra
al medio del camino real.


Tengo que como tengo la tierra tengo el mar,
no country,
no jailáif,
no tennis y no yatch,
sino de playa en playa y ola en ola,
gigante azul abierto democrático:
en fin, el mar.


Tengo, vamos a ver,
que ya aprendí a leer,
a contar,
tengo que ya aprendí a escribir
y a pensar
y a reír.
Tengo que ya tengo
donde trabajar
y ganar
lo que me tengo que comer.
Tengo, vamos a ver,
tengo lo que tenía que tener.


******************

No sé por qué piensas tú - Nicolás Guillén.



No sé por qué piensas tú,

soldado, que te odio yo,
si somos la misma cosa
yo,
tú.

Tú eres pobre, lo soy yo;

soy de abajo, lo eres tú;
¿de dónde has sacado tú,
soldado, que te odio yo?

Me duele que a veces tú

te olvides de quién soy yo;
caramba, si yo soy tú,
lo mismo que tú eres yo.

Pero no por eso yo

he de malquererte, tú;
si somos la misma cosa,
yo,
tú,
no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo.

Ya nos veremos yo y tú,

juntos en la misma calle,
hombro con hombro, tú y yo,
sin odios ni yo ni tú,
pero sabiendo tú y yo,
a dónde vamos yo y tú…
¡no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo!



******************


Soldado asÍ no he de ser - Nicolás Guillén.

Soldado no quiero ser, 
que así no habrán de mandarme 
a herir al niño y al negro, 
y al infeliz que no tiene 
qué comer. 
Soldado así no he de ser. 

¡Mira al caballo en dos patas, 
y al soldado encima dél, 
con ojos llenos de furia, 
con boca llena de hiel, 
y el machetón, que lo mismo 
mata viejo que mujer! 
Soldado así no he de ser. 

¡Ah de los trenes de tropas, 
fríos al amanecer, 
en duros rieles de sangre 
corriendo a todo correr, 
para aplastar una huelga 
o estrangular un batey! 
Soldado así no he de ser. 

¡Ah de los ojos con vendas, 
porque vendados no ven! 
¡Ah de las manos atadas 
y la cadena en los pies! 
¡Ah de los tristes soldados 
esclavos del coronel! 
Soldado así no he de ser. 

Si a mí me dieran un rifle 
les diría a mis hermanos 
para qué sirve. 
A mis hermanos soldados 
para qué sirve. 
Pero a mí no me lo dan, 
porque sé para qué sirve, 
por eso no me lo dan. 
Ni a ti te lo dan, ni a ti, 
ni a ti, ni a ti... ¡Qué soldados 
íbamos a ser nosotros 
en caballos desbocados! 

Soldado así quiero ser. 
El que no cuida el central, 
que no es dél, 
ni reina, como un rey tosco 
de cuartel, 
ni sobre el campo de caña 
tiras arranca de piel, 
feroz igual que un negrero, 
y aún más cruel. 

Soldado libre, soldado 
no más que al esclavo fiel: 
soldado así quiero ser.

0 comentarios:

Publicar un comentario