viernes, 10 de agosto de 2012

El regimen de Castro mató a Payá. ¿Homicidio preterintencionado? u ¿Homicidio cualificado?. Por Dr. Oscar Elías Biscet

LOS ASESINATOS POLÍTICOS NO FRENARAN LA LIBERTAD DE CUBA


Dos líderes de la disidencia cubana, ambos con el Premio Sajarov, de derechos humanos de la Unión Europea y candidatos al Premio Nobel de la Paz de 2012, han muerto en circunstancias muy sospechosas de asesinato extrajudicial. Estos líderes son Oswaldo Paya Sardinas  y Laura Pollan, del Movimiento Cristiano Liberación (MCL) y de las Damas de Blanco (DB) respectivamente.
En nada puede extrañarnos que ocurran estos hechos en nuestro país. Esta es siempre una alta posibilidad para aquellos que luchan por la libertad de Cuba. Porque vivimos bajo la opresión de una dictadura totalitaria que viola sin escrúpulos las libertades fundamentales de sus ciudadanos. De la misma manera, existen múltiples historias que demuestran el carácter sanguinario de los jerarcas, Fidel y Raúl Castro, del régimen comunista de Cuba.
Lo más cínico y propio del mafioso en el poder de la nación fue escoger meticulosamente a tres jóvenes de la raza negra, hacerles  juicio sumario, parcializado, sin garantías procesales y fusilarlos en menos de diez días. Después, con la sangre fría de un bandido satisfecho con su acción, declaró que lo había hecho para para frenar el posible éxodo masivo a la libertad del pueblo cubano. Para echar mas sal en la herida, dijo que, de ser necesario, lo haría de nuevo con total tranqulidad. Estos hechos alucinantes ocurrieron en abril de 2003.
Su hermano, el general Raúl, ha sido autor de similares historias sangrientas y tenebrosas. En 1959, principio de su régimen, fusiló extrajudicialmente a centenares de adversarios ideológicos; incluso cuenta la vox populis que Fidel hastiado de tanta sangre, le dijo: que detuviera el derramamiento de sangre. Entonces, Raúl no derramó mas sangre pero siguió matando llevando a la horca a sus oponentes.
Por supuestos estos sucesos no son para nada exagerados, pues durante el gobierno del general Castro ha aumentado la represión al pueblo cubano. Las golpizas a la disidencia, en especial a las mujeres de las Damas de Blanco, los tratos crueles, degradantes y torturas en los centros carcelarios y las muertes de seis activistas prodemocráticos son un récord ignominioso del gobierno cubano.
Por las circunstancias antes expuestas cobra fuerza en mi mente la teoría de la conspiración. Los datos recopilados hasta el momento apuntan a la altísima probabilidad de que Oswaldo Paya y Harold Cepero hayan sido asesinados por el régimen de los fatídicos Castro.
Me remitos a los datos analizados: En el 2006 Paya declaro al periódico británico, EL Guardián, que la policía política le expreso: “Me han dicho que me van a matar antes de que termine el régimen, pero yo no voy a huir”. La esposa de Paya, Ofelia Acevedo, dijo que “Paya había sido amenazado de muerte en múltiples ocasiones por agentes del régimen castrista”.
Los familiares de Paya declaran a la prensa que “los sobrevivientes llamaron a sus superiores en Suecia y España diciendo que un camión los golpeo, los choco y los embistió varias veces”.
A mayor abundamiento, hace alrededor de treinta días un camión embistió su auto en la avenida Boyeros y quedó  con las gomas hacia arriba, comentó un partidario de Paya. En la entrevista de prensa dada por el ciudadano sueco, Aron Modig, a la presa nacional e internacional confirmó que había enviado mensaje a sus  superiores en su país aunque no se comentó el contenido.
El gobierno expuso que las circunstancias en que murieron los ciudadanos cubanos fue accidental y acusa al chofer, el español Ángel Carromero Barrios, de homicidio culposo y lo tiene detenido bajo investigación. La Comisión Cubana de Derechos Humanos apoya el criterio de que fue un accidente; y  su líder, Elizardo Sánchez, expuso que: “el impacto fue brutal y no hubo otro vehículo  involucrado”.
Dos fotos del auto involucrado en la tragedia fueron publicadas en la red social de Facebook, donde muestran un deterioro total en la puerta lateral izquierda y parte del techo trasero; la parte posterior del carro, maletero, focos  y defensa se conservan  con daños  leves. Sin embargo se observan rasgaduras de la pintura más acentuada en la defensa posterior. En las fotos publicadas no se encuentra registro del árbol involucrado en el choque del automóvil. Curiosamente, los conductores cercanos al lamentable suceso no prestaron los primeros auxilios a los traumatizados.
Como era de esperar en testigos que actuan bajo presión y terror, los extranjeros relacionados con los trágicos hechos declararon en concordancia con la tesis del gobierno castrista. Uno de ellos logro llegar a su país y se negó a declarar para evitar complicar la situación legal del que permanece encarcelado bajo investigación por el delito de homicidio culposo.
Existen muchos tipos de homicidios: consensuado, doloso, deicidio, domocidio, femicidio, filicidio, fratricidio, infanticidio, matricidio, parricidio, suicidio, magnicidio, uxoricidio,  etc. Sin embargo, lo que me interesa tener bien definido son los homicidio culposo, homicidio cualificado y homicidio preterintencional. Debido a que el régimen de Castro afirma que los hechos donde murieron dos personas de la disidencia cubana fue  simplemente un accidente de tráfico; no obstante,  los familiares de uno de los occiso y la disidencia acusan al gobierno cubano de asesinato político.
Conceptualización de los homicidios:
Homicidio culposo, también llamado negligente o involuntario, es un delito que consiste en causar la muerte física de una persona por una acción negligente. Este tiene las siguientes formas de manifestación: “Cuando se realiza una acción de la cual se conoce el posible resultado de muerte y sin embargo se cree poder evitarlo, pero falla y esta se produce” o “cuando definitivamente se ignora que la acción que se va llevar a cabo puede producir la muerte de la persona”.
Homicidio cualificado, calificado o asesinato, es un delito contra la vida humana. “Consiste en matar a una persona concurriendo ciertas circunstancias, tales como: alevosía, precio, recompensa, promesa de remuneratoria y ensañamiento, aumentando deliberada e inhumanamente el dolor del ofendido”.
Homicidio preterintencional es el “desbordamiento de las intenciones del causante, en la que primitivamente se quiso dañar, pero desafortunadamente resultó  matándola”. Ej.: “si se deseaba simplemente golpear a alguien para causarle unas magulladuras, y se termina matándolo”.
En este caso de las muertes de Paya y Cepero se observa un manejo turbio de las pruebas para presentarlo como un homicidio negligente o accidente y liberar de culpa al régimen castrense. Las declaraciones de ambos ciudadanos extranjeros se observan que están bajo presión, sobre todo tener que cumplir una larga condena en una de las cárceles del régimen dictatorial calificadas por el Comité de la Tortura de las Naciones Unidas como violadoras de la dignidad humana.
A pesar de que los dos extranjeros  implicados apoyaron la tesis de accidente promovida por el gobierno de Castro, surgen numerososas preguntas:
¿Por qué uno de ellos estando libre en su nación no reafirmó  su alegato anterior si este fue verdadero? Es de suponer que pospuso su conferencia para no perjudicar al que se encuentra en Cuba.
¿Por qué los peritos del gobierno no hicieron comentarios sobre las gomas delantera izquierda y trasera del mismo lado que se encontraban ponchadas?
¿Por qué no se mostro el árbol implicado en el suceso? ¿Tenía el árbol transferencia de pintura del carro? ¿Por qué el auto no se detuvo  en el árbol?
¿Por qué el automóvil en  la parte colisionada con el árbol no tenía transferencia de material de este?
¿Por qué las fotografías mostradas en el periódico Granma de la parte posterior (defensa) del auto no mostraba signo de fricción como las primeras fotos mostradas en Facebook? ¿Por qué este automóvil viajo a velocidades prohibidas del occidente al oriente del país y no fue detectado por la policía?
¿Por qué los peritos afirman que la velocidad era de 120 km/h; sin embargo la distancia de frenado fue 63 km/h en un suelo resbaladizo?
Considerando que Cuba es un estado policiaco: ¿Por qué la policía política no estaba controlando a un famoso disidente que viajaba con políticos extranjeros? ¿O simplemente están ocultando lo que todos conocemos, que un carro, Lada, color rojo los persiguió  durante el viaje?
¿Por qué un paciente politraumatizado, con insuficiencia respiratoria aguda por tromboembolismo pulmonar graso murió? La realidad es que 9 de cada 10 casos se salvan. ¿Por qué no le hicieron una toracotomía con lobectomía parcial? o ¿El diagnóstico  se hizo postmortem? Nos proponemos seguir investigando este caso para exponer a la luz pública la verdad de estos hechos.
Por todas las interrogantes anteriores y por el carácter sanguinario y vengativo de los miembros de la cúpula castrista pongo en duda su teoría de homicidio negligente o accidente de tráfico.  Por tal razón insisto en la tesis de la conspiración a través del homicidio cualificado o el homicidio preterintencional.
Expondré  los elementos para ambas situaciones dramáticas.
Los Castro tenían en Paya un enemigo con credibilidad política tanto en la isla como en lo internacional. Sin embargo este no era un peligro político inminente para la estabilidad del estado y el poder de los Castro. ¿Por qué eliminar de una forma tan evidente a una figura política de respeto de la oposición y realizarla junto a extranjeros que también son figuras políticas de respeto en sus naciones? El estar involucrados ciudadanos de otros países y le da derecho a sus gobiernos de coparticipar en el proceso investigativo y pondrían en evidencia los fines reales del acto.
Entonces me pregunto, ¿por qué eliminar físicamente una persona cuando el gobierno tiene en su poder variadas técnicas de espionaje que pueden entorpecer y destruir los planes de individuos y organizaciones? Esto sería un fundamento en contra de la lógica.
Por tanto, pongamos por caso que la cúpula castrista y su policía política pensaron racionalmente; pero concibieron su plan contrario a la lógica y se propusieron liquidar  a través del asesinato político a Paya. Si fue así: ¿Por qué dejaron vivos a testigos directos del crimen? Además, esto nos estimularía a pensar que Oswaldo Paya tenía un proyecto consolidado no público de real desintegración inminente del régimen tiránico castrista. Esto justificaría la violencia extrema del gobierno de Castro.
Comentemos otro punto de vista que explicaría el homicidio cualificado, que se ajusta más a la realidad y al pensamiento racional y lógico sobre el dramático suceso. La policía política de Castro en su deseo de venganza y de frenar los planes conocidos de Paya, elabora un proyecto de desestabilización de la capacidad intelectual del conocido líder disidente; y para esto se propone  un hostigamiento extremo que lleve a la persona a la vivencia inminente de muerte, que provoca  el síndrome de estrés postraumático.
De hecho, las amenazas de muerte, los falsos accidentes y el propio incidente donde pierde la vida Paya, nos indica el objetivo de desencadenar el síndrome psiquiátrico antes mencionado. Esto datos nos hacen pensar en el homicidio preterintencionado.
Sabemos que el régimen castrense mató a Paya; y que unos días después Castro habló  en la Plaza de Guantánamo, para amedrentar al pueblo cubano y su vanguardia disidente. Mencionó que tenían listas sus tropas, su caballería de tanque. Esto funcionó en muy pocas personas, aunque en honor a la verdad muchos amigos y familiares se comunicaron conmigo para alertarme de tan graves amenazas.
Mas yo, en mi infinita fe en el Dios Bíblico, respondo a mis amigos, familiares y adversarios que solo tenemos un camino, y es el firme propósito de vivir en una Cuba libre. Verdaderamente, los Castro y sus acólitos confían en sus tanques, mas nosotros tenemos la poderosa ciencia de la desobediencia civil masiva no violenta, que nos permitirá conquistar los derechos humanos y la libertad de Cuba.
Termino este análisis con las celebres y esperanzadoras palabras del rey David: “Estos confían en sus carros de guerra, y aquellos en sus caballos; pero nosotros del nombre de Dios tendremos memoria”. “Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, cuya esperanza esta en Jehová su Dios”. Agradezco a Dios por nuestro contactos intelectuales, espirituales, familiares y patrioticos. Sobre todo, le pedimos que nos ilumine el camino y bendiga nuestros actos.

La Nueva Nación es una publicación independiente cuyas metas son la defensa de la libertad, la preservación de la democracia y la promoción de la libre empresa. Visítenos en : http://www.lanuevanacion.com

Dr. Oscar Elías Biscet

Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos

Medalla Presidencial de la Libertad

lawtonfoundation@lawtonfoundation.com – www.lawtonfoundation.com

Sígame en: http://www.twitter.com/@oscarbiscet

2 comentarios:

  1. muy bueno, muy claro biscet, como siempre

    ResponderEliminar
  2. ADMIRO SU ANALISIS EN CUANTO AL ASESINATO DE ESOS DOS HERMANOS, PAYA Y CEPERO, DESDE EL MISMO DIA QUE DIJERON QUE EL AUTO IMPACTO CON UN ARBOL, YO PUBLIQUE ESA PREGUNTA, ¿DONDE ESTA EL ARBOL?. DR. NOSOTROS LOS CUBANOS QUE ESTAMOS FUERA Y DENTRO DEL PAIS SABEMOS Y CONOCEMOS DE LO QUE LOS CASTROS SON CAPACES DE HACER, SUS CRIEMENES VIENE DESDE LA SIERRA. SON UNOS ASESINOS.

    ResponderEliminar