martes, 18 de septiembre de 2012

@diariodecuba Entrevista a @RosaMariaPaya


Rosa María Payá: «Nuestro éxito es lograr que el pueblo reclame y obtenga su soberanía»
Rosa María Payá, miembro del Movimiento Cristiano Liberación e hija del recientemente fallecido Oswaldo Payá, responde a los lectores de DIARIO DE CUBA.
Sandra Reu.: Rosa María, estoy convencida de que tu padre fue asesinado. ¿Cómo se entiende, si no, la represión durante su sepelio? ¿A qué le temen los Castro? ¿Cómo te sientes tú y tu familia en estos días tan duros? Te envío mi más afectuoso y dolido saludo. ¡Los cubanos de buena fe no olvidaremos!
Sandra, muchas gracias por tus palabras. Creo que el temor de quien no ve el poder como un servicio es siempre el de perderlo, sin embargo esa es solo una de las posibles consecuencias del empoderamiento del pueblo. No es el poder para sí lo que exige el Movimiento Cristiano Liberación, son los derechos para todos los cubanos. El régimen y sus aliados intentan confundir al mundo con la implementación de un cambio-fraude adornado con mínimas reformas económicas que no traerán la democracia ni el progreso. Mi padre lo denunció en sus últimos documentos —La única opción del pueblo es la libertad, mayo de 2012; Basta de engaños, abril de 2012; No al cambio-fraude, sí a la liberación, marzo de 2012; Un solo pueblo, diciembre de 2011)— y así, este último intento del totalitarismo por aferrarse al poder, junto a su estrategia de lavado de imagen, quedaron expuestas, evidenciadas y, en muchos sentidos, inútiles.
Al mismo tiempo, el MCL impulsa "El Camino del Pueblo", que se encuentra suscrito por la mayor parte de la oposición y rescata aquellas demandas que pueden unir a todos los que luchan por la democracia en Cuba en medio de la diversidad, y que son principalmente la libertad de expresión, la libertad de asociación, la libertad para viajar y la necesidad de elecciones libres. En torno a estas demandas, trabaja en menor o mayor grado todo el movimiento democrático cubano, con sus diferentes proyectos y estilos. Como parte de esta campaña se recogen firmas para el Proyecto Heredia, que promueve un cambio en la ley para que se garanticen los derechos que eliminen las discriminaciones que sufrimos los cubanos en nuestro propio país.
Todos estos son cambios que el pueblo quiere y necesita, que le permitirán decidir y diseñar su futuro. Supongo que esas son razones de temer para aquellos cuyo objetivo supremo es preservar el poder.
Estos son días de dolor y nostalgia para mi familia, no terminarán mañana, pero simultáneamente son momentos de acción de gracias por tanta solidaridad recibida. Corren tiempos peligrosos para nosotros y para toda la nación, pero en cualquier caso, tenemos razones para la esperanza.
Roberto Carreño: Rosa María. ¿Crees tú que nuestro pueblo merece el sacrificio de hombres valiosos como tu padre, de mujeres como las Damas de Blanco, Yoani Sánchez y tantos otros que día a día arriesgan su libertad y su vida? Lo digo porque en la represión que vi en el entierro de tu padre y en los actos de repudio que le han hecho a ustedes y a tantos más, nunca he visto a Fidel, a Raúl, a Ramiro Valdés ni a ninguna de esas gentuzas. Solo veo a gente que a pesar de ser víctima de una dictadura totalitaria, se presta, por ignorancia, intereses, envidias o inercia, a reprimir a los pocos con dignidad en este país.
¿Vale la pena sacrificarse para que ese pueblo de la Calzada del Cerro solo estuviera de espectador mientras los esbirros de la Seguridad reprimían? Y por último, ¿crees que la actitud cobarde de Carromero y Modig es una traición a tu padre? Disculpa si soy muy crudo, pero no lo veo de otra manera. Un admirador de la obra de tu padre. 
Carreño, gracias por tu sinceridad. Entiendo lo que dices y como te sientes, porque a veces también lo he sentido. Entonces pienso en todos los acontecimientos que llevaron a esas personas que me narras al sometimiento o al odio. El miedo y el adoctrinamiento no son justificaciones, pero son una realidad que no debe ser ignorada y que como bien dices, convierte al sujeto en víctima.
Tú me hablas del pueblo, pero no mencionas que pueblo también somos tú y yo, nuestras familias, nuestros amigos, todos los cubanos que pertenecen al movimiento democrático y los que recién han despertado a la libertad. También esos que están por nacer y que no tienen culpas, ni merecen que les dejemos un sistema podrido, como no merecíamos nosotros la herencia totalitaria que nos dejaron nuestros padres.
Con todo respeto, encuentro tu pregunta mal planteada, no es el sacrificio lo que vale la pena, no existe nada que compense la muerte de mi padre y de mi amigo. Aquello que tiene sentido es el amor, es intentar cambiar lo que está mal, lo que hace daño al hombre, lo que oprime a tu hermano. En ese espíritu, sí, creo que vale la pena luchar por la democracia en mi país, por el bien de mis hijos, de los tuyos, porque este es el lugar donde nací y en cualquier otra tierra seré siempre una extranjera. Porque me rebelo contra la idea que limita mis opciones al exilio o al sometimiento, porque no quiero ninguna de esos dos destinos. Sin embargo la razón principal de este insistir en el intento, no es solo la justicia y la bondad de la causa, no somos idealistas ingenuos: perseveramos porque estamos convencidos de que nuestro fin, que son los derechos y el bienestar de los cubanos, no solo es necesario, sino, básicamente, posible.
Waldo: De no haber otro pronunciamiento gubernamental sobre el accidente y la muerte de su padre, ¿qué acciones legales tomaría la familia para exigir que se esclarezcan los hechos?
Ricardo Alfonso: Rosa María: Primeramente mis condolencias a usted y su familia por la pérdida del Sr Paya. ¿Cuáles serían los pasos a seguir o cómo pedir una investigación independiente si en Cuba todo esta relacionado o controlado por el gobierno? Gracias.
Gracias Waldo y Ricardo Alfonso, como sus preguntas son similares me tomo la licencia de responderlas juntas, espero no les moleste.
Legalmente, el retorcido código penal cubano no le deja ninguna opción de acción a las víctimas, pues en el proceso solo se reconocen como parte el fiscal y el acusado. Por otra lado, mi familia y yo no aceptamos ni aceptaremos ninguna explicación que provenga de las autoridades cubanas, las mismas que durante años, y más frecuentemente en los últimos tiempos, amenazaban de muerte a mi padre. No jugaremos bajo sus reglas, porque están diseñadas para no dejar ninguna oportunidad de éxito al contrario. Esa es la razón por la exigimos y continuaremos exigiendo una investigación alternativa. No perdemos la esperanza, aunque sabemos que es muy difícil que el gobierno permita la entrada de una comisión de peritos extranjeros. Fuera de Cuba existe evidencia que puede ser analizada, como los mensajes de texto. Hasta el momento en que emerja la verdad —y nos estamos encargando de que la verdad emerja—, al menos se deja claro el carácter no accidental de lo ocurrido.
Sergio: Querida Rosa María, quiero manifestarte mi enorme pesar por la trágica pérdida que tú, tu familia y Cuba sufrieron el pasado julio. Hace un tiempo, desde esta misma web, tuve la oportunidad de felicitar a tu padre por su ejemplarizante labor política y preguntarle por el estado de las relaciones entre el MCL y la Iglesia cubana y, sobre todo, por el estado de las relaciones entre el MLC y el resto de la oposición política interna. Sus palabras, honestas y generosas, fueron muy reconfortantes para quienes como yo perciben con irritación el papel de 'interlocutores excluyentes' que últimamente están jugando algunos miembros de la cúpula eclesiástica o que ven en una Coalición Opositora que abandere la causa de democracia en Cuba la única forma de precipitar los cambios que todos anhelamos.
¿Crees que esta idea de 'frente común' está tomando forma entre los opositores o que podría hacerlo en un futuro próximo? ¿Crees que es posible superar las diferencias programáticas de los distintos grupos y las suspicacias que alimentan los Castro entre sus miembros en pos de una Cuba finalmente democrática? Repito, mi más sentido pésame por la muerte de tu padre. Y mi admiración de joven cubano por la entereza que estás demostrando en momentos tan difíciles.
Estimado Sergio, creo que nada puede servir de excusa o de condición previa a los derechos. Desde luego que es posible un frente común de la oposición, no como un bloque compacto, sino como espacio o plataforma desde donde todos trabajemos en la misma dirección, aunque no hagamos lo mismo. De hecho creo que en muchos sentidos fue eso lo que se vivió durante los días del funeral de mi padre y de Harold y de alguna manera es ese el espíritu que ha permanecido hasta ahora.
Lo que no acepto es colocar la construcción de dicha plataforma por encima de la persona misma. La unidad ha sido uno de los chantajes más utilizados por el gobierno para descalificar a la oposición. No podemos caer en su juego, ellos tienen los medios para infiltrar agentes y sembrar desconfianzas. Pero el objetivo de la oposición no es ni puede ser ella misma. Hace unos días la revista Voces publicó "El espacio del pueblo", un documento que impulsa desde junio pasado el MCL, en el que se recogen los puntos comunes, ya estructurados en "El Camino del Pueblo", de este espectro diverso y riquísimo que dibuja el movimiento democrático cubano. Me tomo la libertad de copiar un fragmento:
Es una realidad, aunque algunos insistan en negarla, que todos los movimientos democráticos, llamados también oposición pacífica cubana, expresan en sus declaraciones y programas como fundamentales los siguientes objetivos:
- La liberación de todos los prisioneros políticos
- El derecho de los cubanos a entrar y a salir libremente de Cuba sin exclusiones ni condicionamientos.
- La libertad de expresión, información y el acceso a los medios de difusión para todos los cubanos.
- La libertad de asociación incluyendo la diversidad de partidos en un amplio pluralismo político.
- Elecciones libres y democráticas en las que los ciudadanos puedan nominar y elegir directa y democráticamente a sus gobernantes y tomar decisiones soberanamente.
Estos son los cambios vitales y urgentes que necesita el pueblo ahora, por justicia y para impedir que se siga consumando el cambio fraude, que pretende la continuidad del totalitarismo, timar y "darle la mala al pueblo" y estafarle su vida también a la nueva generación.
Por fin Sergio, son nuestros reclamos los que nos unen, estos están por encima de los colores políticos, las diferencias programáticas y de las suspicacias del gobierno. Nuestro éxito no es obtener el poder, ni tan siquiera es entregarle el poder al pueblo, sino lograr que el pueblo reclame y obtenga su soberanía. Eso buscan el Proyecto Varela y el Proyecto Heredia de manera directa, pero ese también es el grito de las manifestaciones de descontento que se suceden constantemente en el oriente del país y en muchos otros puntos del archipiélago, y es a su vez la invitación que desde sus espacios digitales o impresos promueven muchos dentro y fuera de la Isla. Esta, en mi opinión, es el tipo de unidad imprescindible y posible dada nuestra coyuntura histórica; me da gusto y tranquilidad poder decirte que al menos contamos con eso. Muchas gracias por tus palabras y por preguntar.
Rigoberto López Alonso: Soy un exiliado que llevo más de treinta años fuera del país, quizás se pudiera pensar que la falta de mi persona física me priva de la pregunta, pero el amor a mi patria y mis oraciones por la vida de ustedes y la caída del régimen siento que me dan la autorización para hacerla: Rosa María, tu señora madre, tus hermanos y tú se habrán dado cuenta de que con esta mafia castrista la lucha cívica no conlleva a su derrocamiento ni a cambio alguno, la razón es obvia, la falta de humanidad de los hermanos Castro y sus secuaces. ¿Serían ustedes, luchadores cívicos, capaces de apoyar una rebelión popular o un golpe producido por el ejército? Si la respuesta enmarca algún tipo de riesgo físico ante tan cruel tiranía, por favor deje mi pregunta sin responder. Muchas gracias y que Dios tenga a su lado a un hombre tan íntegro como su padre.
¿Señor, por qué no habría yo de responderle?
La lucha cívica de mi padre, y de todo el movimiento democrático cubano, ha sido y es también para evitar la violencia de la que usted habla. Los luchadores pacíficos cubanos corren ya todos los días ese riesgo físico que usted trata aún como hipótesis. Mi madre, mis hermanos y yo hemos vivido con esa certeza durante muchos años. Lo sucedido con mi padre y Harold y los agresivos arrestos durante el funeral dan buena cuenta de ello. Yo creo en la fuerza de la verdad, pero también de lo conveniente, yo he visto con admiración el despertar del mundo árabe, pero he conocido con espanto a miles de víctimas inocentes: no creo en la necesidad del mal para lograr el bien, no hacen falta miles de niños muertos.
Prefiero trabajar por la movilización ciudadana en pos de los derechos a promover una rebelión sangrienta. Mis esperanzas no están puestas en la humanidad de los Castro, sino en "las capacidades, el valor y la buena voluntad de todos los cubanos". En palabras de mi padre: "Esta vez realizaremos los cambios mediante este movimiento cívico que ya está abriendo una nueva etapa en la historia de Cuba, en la que prevalezca el diálogo, la participación democrática y la solidaridad. Así construiremos una paz verdadera" y duradera. Por favor siga rezando por nosotros y por Cuba. Gracias a usted.
Orlando Luis Pardo Lazo: Rosa María, ¿tú sabes que no estás sola? No te vayas de este país malo como una enfermedad en trance terminal.
Sí, Orlando, no estamos solos, tú también lo sabes.
Eugenio R.: Rosa María, mi más sentido pésame por la muerte de su padre, un verdadero líder cívico cubano. Ahora que él ha fallecido, probablemente asesinado, ¿cuál cree usted que será el futuro del MCL? ¿Qué harán como organización, y quién tomará el liderazgo? Gracias, y que Dios le ampare.
Eugenio, gracias por sus condolencias. El MCL ha emitido recientemente una declaración, con motivo de su aniversario 24, en la que respondemos directamente a sus interrogantes.
Jesús Reina Carvajal: Hola Rosa María. Primeramente desearía expresarte mi pesar por la pérdida de tu padre en circunstancias aún no del todo esclarecidas. Tengo una pregunta para ti y quiero hacértela puesto que es probable que me encuentre con Aron Modig. Se ha rumorado sobre un SMS que tú o tu madre recibieron acerca de un auto que había perseguido y/o embestido al Hyundai accidentado. ¿Podrías darnos los datos de ese SMS? (La hora a la que se recibió, los números del teléfono del emisor y del receptor y el texto íntegro del mensaje.) Estos datos podrían ayudar a disipar las dudas relacionadas con el trágico suceso.
El SMS nos fue enviado por Regis Iglesias desde Madrid, luego de que él recibiera la información desde Suecia. El celular de mi madre recibe el SMS a las 3:18pm y decía textualmente:
"4 personas. Solo 3 hospital. 1 no se sabe. 2 amigos uno d ellos sin conocimiento. Fueron embestidos y sacados de la carretera. Saben quienes eran los otros 2 (uno de ellos no se sabe donde sta)"
Como usted puede ver, en el momento de enviarnos el SMS ni Regis, ni sus fuentes en Suecia, conocían aún que mi padre y Harold viajaban en ese auto. Sin embargo ya nos estaban informando que el carro en el que viajaban Aron y Ángel había sido embestido y sacado de la carretera.
Muchas gracias por su pésame.
Eduardo Correa: Saludos y nuestro pésame. ¿Aspiras a ocupar algún cargo en la disidencia cubana, y de ser positivo cuál, cuándo y con qué intención? Al no poder trabajar, según porque el régimen no lo acepta, ¿te subsidia el exilio u otra organización, o sea, cómo vives? Me gustaría saber qué estudiaste. ¿Y cuáles son tus planes futuros inmediatos? ¿Estarán presentes en el juicio del español la familia?
Gracias Eduardo, pero te han informado mal. Yo trabajo desde mi graduación el año pasado, en un Instituto de Astronomía, que se encuentra en la periferia de la ciudad. Hacia allí me lanzaron a pesar de que mi perfil nada tenía que ver con la astronomía, ni en mi trabajo durante la carrera se puede hallar ningún punto de contacto con ese centro. Estudié Licenciatura en Física en la Universidad de La Habana y parte de mis planes inmediatos son continuar trabajando e intentar completar mis estudios.
En cuanto a las aspiraciones y los cargos, creo que esas son categorías para después de la transición, no para el momento de la lucha cívica, la movilización ciudadana, la represión y el acoso. Para ese entonces habrá pluralidad, por tanto no habrá disidencia, sino gobierno y oposición, y las posiciones no serán vitalicias. Por ahora puedo decir que continuaré trabajando en el MCL, para asegurarme de que sean realmente los cubanos, sin exclusiones, quienes escojan a las personas que ocupen esos cargos. Gracias por preocuparte.
Reinaldo Suárez: Hola Rosa María, ante todo, mi solidaridad contigo y tu familia en un momento tan triste para Cuba. Luego del fallecimiento de tu padre, algunos escritores electrónicos han sostenido que el Proyecto Varela no estuvo bien conducido porque no cumplió ciertos requisitos burocráticos y que con el mismo tu padre lo que hizo fue entregar al régimen un listado de desafectos. Esos mismos escritores aseguran que el gobierno sí dio una respuesta oficial al Proyecto Varela, pero que tu padre la ocultó a sus seguidores y a la comunidad internacional. ¿Cuál es tu reacción a esas opiniones?
Reinaldo, gracias, me has hecho una pregunta muy útil.
El Proyecto Varela es una petición ciudadana para someter a consulta popular un conjunto de propuestas encaminadas a introducir cambios en las leyes. Esta iniciativa de ley se apoya en los artículos 63 y 88g de la Constitución de la República. El último refiere que al menos 10 mil ciudadanos que tengan la condición de electores deben ejercitar la iniciativa. Esta misma Constitución en su artículo 132 establece como único requisito para el derecho al voto, que el ciudadano sea mayor de dieciséis años de edad. Por tanto, según la Ley de Leyes de la República de Cuba, para participar de una iniciativa de ley, la única condición que el ciudadano debe probar, es tener más de dieciséis años, lo cual en este país queda evidenciado con la presentación del carnet de identidad. Si en la ley existiese algún otro requerimiento, esta ley estaría violando la constitución, pero, ante la existencia de alguna contradicción, lo establecido en la constitución prevalece sobre cualquier otra ley o resolución.
Lo anterior exime a los ciudadanos de cualquier trámite burocrático, excepto la presentación de su carnet de identidad, y esto es lo que hace cada persona en el momento de firmar la boleta. No es necesario hacerlo ante notario, ni hacer una declaración jurada, porque entonces cada ciudadano estaría probando dos veces que tiene derecho al voto, cosa que ya hace en primer lugar cuando escribe su número de identidad, su nombre y su dirección en la boleta del Proyecto Varela. Recordemos que en Cuba no se vota ante notario. Pongo en su conocimiento que mi padre y el MCL expresaron al gobierno su disposición de asistir con todos los firmantes a las notarías del país, en caso de que se exigiese este tipo de confirmación, y el gobierno nunca lo exigió. Le informo que muchas notarías fueron, de hecho, visitadas por los líderes del P. V. y en todas la respuesta de los notarios fue la misma: ese trámite no es necesario.
En junio de 2002, el gobierno pretendió confundir al pueblo con la declaración del carácter irrevocable del socialismo, bajo la forma de una gran campaña de recogida de firmas que culminó con una reforma constitucional. Lo anterior sí fue anticonstitucional porque no se realizó referéndum. Los artículos 63 y 88g no se vieron afectados por dicha reforma, con lo cual el P.V. preserva su vigencia y legalidad. Debe recordarse que se busca un cambio en la ley, no en la constitución. Si fuese cierto que el gobierno respondió al Proyecto Varela y mi padre logró esconder de sus seguidores y de la opinión pública la supuesta respuesta, entonces, solo el gobierno conoce de ese documento. ¿Quiénes son y de dónde sacan sus argumentos estos escritores de los que usted habla?
La única respuesta válida debe darla la Asamblea Nacional a los más de 25 mil ciudadanos cuyos nombres se encuentran ya en sus oficinas. La Asamblea está en la obligación de llevar a votación entre sus diputados la realización de un referéndum sobre cada una de las propuestas del Proyecto Varela, e informar al pueblo sobre su decisión. Lo anterior no ha sucedido hasta la fecha, por lo cual el proyecto continúa sin respuesta.
Sergio, las acusaciones que refieres son en realidad muy antiguas, siempre han sido hechas a manera de comentario pues no existe ninguna objeción legal real.
El Proyecto Varela es una campaña de movilización pacífica y cívica por los derechos de todos los cubanos que continuará hasta lograrlos.
Rafael Perez: ¿Cómo es posible que el sueco viajara dormido, en un carro a 120 Km-h como ha declarado el gobierno, en una carretera o terraplén de mala construcción, donde seguramente un carro a esa velocidad iría dando saltos?
Ay Rafa, eso, pregúnteselo al sueco.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada