sábado, 8 de septiembre de 2012

Raúl Castro fracasa al intentar atraer inversiones extranjeras


EL FRACASO DE RAÚL CASTRO

 

Analistas: Raúl Castro fracasa al intentar atraer inversiones extranjeras


Empresarios se quejan de que La Habana continúa exigiendo una participación mayoritaria en todos los negocios, sigue siendo lenta y no muy clara en sus propósitos.
El fracaso del Gobierno de Raúl Castro en alentar las inversiones extranjeras está perjudicando su desempeño económico y pone en peligro su objetivo de lograr un crecimiento sostenible a menos que realice cambios, dijeron esta semana expertos locales y diplomáticos, informa Reuters.
El régimen está implementando algunas reformas económicas que supuestamente buscan facilitar la llegada de capitales, pero posibles inversores sostienen que el país aún no toma medidas para ser más atractivo.
La Oficina Nacional de Estadísticas dijo esta semana que la inversión de La Habana y sus socios extranjeros fue de 4.300 millones de pesos en 2011, unos 100 millones de pesos más que el año anterior.
La cifra de 2011 equivale a un 15,9 por ciento del Producto Interno Bruto, lo cual es una mejora respecto a los últimos años, pero sigue estando muy por debajo de lo que necesita el país, según un economista local.
Omar Everleny, director del estatal Centro de Estudios de la Economía Cubana, dijo que el promedio de inversión en la Isla es de apenas un 13 por ciento del PIB en los últimos años, en comparación con un promedio del 23 por ciento en el resto de América Latina y el Caribe.
Cuba necesita "mantener una mayor tasa de inversión", dijo Everleny durante una presentación a la que la prensa no tuvo acceso, pero de la cual Reuters obtuvo una copia.
Everleny argumentó que solamente la inversión extranjera podría cerrar la brecha, dadas las dificultades financieras que desde hace tiempo enfrenta el país.
"La experiencia internacional indica que los países que han logrado emprender una senda de crecimiento y mejoramiento de su infraestructura y condiciones de vida de la población, han gozado de tasas de inversión no menores al 30 por ciento del PIB con notables apoyos de la inversión extranjera directa", dijo.
La economía cubana creció un 2,7 por ciento el año pasado y un 2,4 por ciento en 2010, por detrás de la región.
Más trabas que estímulos
El plan de medidas anunciado el pasado año dio el visto bueno a la inversión extranjera y prometió una revisión del hasta ahora engorroso proceso de aprobación. Además apuntó al desarrollo de las zonas económicas especiales, como campos de golf y marinas.
Pero ha habido más promesas que cambios y muchos obstáculos a la inversión extranjera siguen vigentes, dijeron diplomáticos.
Algunas empresas de China, Rusia y Brasil, Singapur y varios miembros de la Unión Europea han expresado su interés en invertir en Cuba, a pesar del embargo comercial de Estados Unidos, pero hasta ahora ha sido en vano.
Empresarios se quejan de que el Gobierno continúa exigiendo una participación mayoritaria en todos los negocios conjuntos, sigue siendo lento y no muy claro en sus propósitos.
"Los cubanos tienen un problema ideológico y no es el comunismo, sino el nacionalismo", dijo una fuente diplomática a Reuters.
"Nuestras compañías simplemente no están interesados en simples participaciones minoritarias, que es todo lo que ofrecen (...) para luego ir por ahí presumiendo que ninguna empresa extranjera posee un pedazo de su país", agregó.
La queja es compartida por muchos, que sostienen que los cubanos insisten en poseer el 51 por ciento de la propiedad de las nuevas empresas, algo que la mayoría de los inversores no quiere para no perder el control.
Otro diplomático de un país europeo dijo que incluso los acuerdos firmados languidecen debido a las dificultades para ultimar los detalles, ya sea debido a la falta de claridad del Gobierno o por los cambios que quiere hacer.
"Hemos firmado un importante acuerdo de hace tres años y no ha llegado a ninguna parte", indicó por su parte un diplomático de Asia.

0 comentarios:

Publicar un comentario