martes, 2 de octubre de 2012

Dan medicamentos contra el cólera a niños sin decirlo a los padres


La patria potestad

Fundación Madres, Familia y Futuro
un proyecto de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios 

Yainet Pintado 
Me nombro Yainet Pintado Aldaya y quiero exponer que en la escuela Luis Augusto Turcios Lima, situada en San Juan Bosco entre Barreto y Delicias, Guanabacoa, La Habana; se cometió una violación masiva de la Patria Potestad. El día 24 de septiembre de 2012, llevaron a todos los alumnos de segundo y quinto grados -alrededor de las 2 de la tarde- hacia la Posta Médica para pesarlos y administrarles el antibiótico acitromicina, indicado contra el cólera y brotes similares, sin el consentimiento de los padres.

Cuando a las 4 y 20 de la tarde los papás recogieron a sus niños no fueron informados de esta actividad extra escolar, algunos de ellos se enteraron después -por sus propios hijos- de lo que había ocurrido.

Lianet Aguiar
En mi caso me entrevisté en horas de la mañana del día siguiente con la directora de la escuela, Beatriz Maceira, para reclamarle el por qué a mi hija Lianet Aguiar Pintado, de 7 años de edad, (huérfana de padre) le habían suministrado dos pastillas de ese medicamento sin indagar conmigo si podía tener una reacción alérgica al mismo. Me respondió que había obedecido las órdenes del médico, un tal Dr. Wong, ya que había dos niños de esa escuela, uno de ellos del aula de Lianet, ingresados debido a que tenían una hermana con cólera.

En ningún momento, hubo la intención de informarles a los padres de alrededor de 50 niños lo que estaba aconteciendo, ni consultarles sobre las acciones tomadas. La Directora de la escuela, que tiene la responsabilidad de mantener en ella a todos sus educandos, refiere obedecer órdenes de un médico, que ni siquiera es su superior en el Ministerio de Educación.

El secretismo sobre el avance del cólera en el país está llevando a las autoridades a violar los derechos de los padres y poner en peligro a los niños.

La Habana 1ro. de octubre de 2012.

Via Marta Beatriz Roque Cabello

0 comentarios:

Publicar un comentario