viernes, 1 de marzo de 2013

Confirman que lo #Paya NO FUE ACCIDENTE SINO INTENCIONADO

Rosa María Payá: El auto donde viajaba mi padre fue intencionalmente golpeado


Por Redacción CaféFuerte

Rosa María Payá Acevedo, hija del fallecido disidente Oswaldo Payá Sardiñas, afirmó este jueves que el automóvil donde viajaba el líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL) fue embestido por otro vehículo y sacado de la carretera.La joven de 24 años compareció en una conferencia de prensa en la sede de la Fundación Hispano Cubana en Madrid para confirmar la versión de que el incidente en el que murieron Payá Sardiñas y el activista Harold Cepero fue provocado por un carro gubernamental que los perseguía, el 22 de julio del 2012.


Payá Acevedo dijo que la información le fue confirmada durante una entrevista privada con Angel Carromero, realiza el 16 de febrero a la llegada de ella a España.


Según la joven, Carromero le confesó que no recuerda que  el auto haya dado vueltas o se haya estrellado contra árbol alguno, como sostiene la versión del gobierno cubano.











El MCL dio a conocer también por primera vez los mensajes de texto transmitidos desde su teléfono celular por Aron Modig, el político sueco que viajaba en el grupo. En los mensajes se menciona el golpe recibido por el auto en que viajaban.


Carromero fue condenado a cuatro años de prisión en Cuba por homicidio involuntario, pero el gobierno de Raúl Castro negoció su repatriación con España,  el pasado enero. El politico español  se encuentra ya en libertad condicional y no ha hecho declaraciones a la prensa desde que arribó a su país.Payá Acevedo dijo que su familia no descarta la posibilidad de presentar una demanda legal en los tribunales españoles, ya  que su padre tenía también ciudadanía española.

A continuación reproducimos íntergramente el texto  leído por Payá Acevedo durante la rueda de prensa en Madrid.


TEXTO LEIDO POR ROSA MARIA PAYA ACEVEDO EN CONFERENCIA DE PRENSA


Hoy mi padre cumpliría 61 años. Hoy mi madre, mis hermanos y yo no tendremos su presencia física siempre optimista y esperanzadora. Hacen hoy 221 días que los padres de nuestro amigo Harold Cepero Escalante viven el dolor de no volver a ver a su joven y carismático hijo.


Mi padre y Harold se encontraban inmersos en la campaña del Camino del Pueblo que ofrece a los cubanos una vía para transitar hacia la democracia, un camino de reconciliación abogado por la mayor parte de la oposición cubana, una opción pacífica por la libertad y la prosperidad de nuestro pueblo, frente a la falta opciones de un gobierno que ya no tiene nada que ofrecer a sus ciudadanos.


El 22 de julio de 2012 luego de años de amenazas de muerte contra mi padre, que se habían hecho más frecuentes e intensas en los meses anteriores y de un dudoso accidente de tráfico en el que mis padres casi pierden la vida, mi madre recibió una llamada telefónica desde Madrid que jamás olvidaremos. Regis Iglesias nos informaba que algo les había sucedido a nuestros amigos y a sus acompañantes. Unos minutos después recibíamos un mensaje de texto en el que nos decía que el auto en que viajaba había sido embestido y sacado de la carretera, que había tres personas en el hospital y la cuarta estaba desaparecida. Unas horas después supimos que mi padre y Harold estaban muertos.


Luego de haber escuchado los testimonios de las personas que estuvieron en el hospital al que trasladaron a los sobrevivientes y escucharon la lectura de las primeras actas tomadas a los testigos por la policía, en boca del Capitán Fulgencio Medina.Luego de haber leído los twits publicados por Yohandry Fontana, que es una página del Gobierno Cubano.


Hemos sabido que:


1. Mi padre, Harold Cepero, Aron Modig y Ángel Carromero estaban siendo seguidos y monitoreados por la Seguridad del Estado del Gobierno Cubano desde el momento en que comenzaron el viaje en la Habana.


2. Había al menos otro auto (uno marca Lada Rojo) que viajaba casi en paralelo con el auto en el que viajaba mi padre y los pasajeros de este Lada estaban en el lugar de los hechos antes incluso de que llegase el primero de los testigos oficiales.


3. Mi padre no recibió ningún tipo de ayuda médica antes de morir y solo fue llevado al hospital después de muerto.


4. Harold Cepero Escalante no es llevado nunca a un salón de operaciones ni a terapia intensiva.


5. No se ha podido demostrar que Ángel Carromero condujese a exceso de velocidad.


Luego de haber leído los mensajes de texto los sobrevivientes extranjeros a sus amigos en Madrid y Estocolmo, y que serán publicados. Luego de haber conversado con Ángel Carromero, único sobreviviente con plena memoria de lo ocurrido y de las comunicaciones que mi familia y el MCL ha tenido con Aron Modig y con las personas que fueron destinatarias de los mensajes y llamadas de auxilio de ambos sobrevivientes, hemos confirmado que:


1. No hubo un accidente.


2. El carro en que viajaban mi padre, Harold, Aron y Ángel fue intencionalmente golpeado por detrás por otro auto, pero este golpe no ocasionó la muerte a ninguno de los pasajeros.


3. Ninguno de los sobrevivientes recuerda que el auto haya dado vueltas o se haya estrellado contra árbol alguno.


4. Los dos extranjeros fueron inmediatamente sacados del lugar de los hechos por hombres que llegaron en otro auto.


No sabemos qué ocurrió con mi padre y mi amigo, pero unas horas después ambos estaban muertos. Nuestras familias, el Movimiento Cristiano Liberación, nuestros hermanos de lucha y amigos dentro y fuera de Cuba tenemos derecho a saber cómo murieron y quién o quiénes son responsables de sus muertes...


Los datos que hemos expuesto, la persecución gubernamental bajo la que vivimos Cuba y el aumento de la represión sobre el movimiento democrático cubano me hacen temer por la seguridad de todos. Durante años la seguridad del estado amenazó directamente la vida de mi padre y ahora persigue y amenaza a los miembros de mi familia y del MCL. El Gobierno Cubano es el responsable de la integridad física de nuestras dos familias y de los activistas de nuestro movimiento.


Mi padre y Harold dedicaron y entregaron sus vidas por un cambio pacífico que traiga la reconciliación, los derechos y el bienestar a nuestro pueblo. Esa reconciliación necesita del reconocimiento de toda la verdad, del perdón y de la buena voluntad de sus actores. 

Esa es la verdad que estamos buscando y que no cesaremos hasta encontrar, por eso pedimos el apoyo a todas las instituciones y personas que puedan ayudar para realizar una investigación internacional sobre el probable asesinato de mi padre y de Harold. Ellos ya están en la presencia de Dios y desde allí iluminarán nuestro camino.Madrid, 28 de febrero de 2013


http://cafefuerte.com/cuba/noticias-de-cuba/sociedad/2628-rosa-maria-paya-el-auto-donde-viajaba-mi-padre-fue-intencionalmente-golpeado

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada