sábado, 2 de marzo de 2013

Cuba debe reformar su sistema legal 'soviético'



Winnipeg Free Press - edición impresa

Por: Douglas Johnston

Raul Castro (presidente por designio)

El anuncio del presidente cubano Raúl Castro, que ha iniciado su último mandato ha sido aclamado por algunos como un presagio de cambio para la nación isleña.
Raúl, de 81 años, hizo la declaración poco después de que la Asamblea Nacional de Cuba, lo eligieron para un segundo mandato de cinco años como presidente. Frail hermano mayor Fidel, de 86 años, hizo una rara aparición pública para el evento.
Raúl Castro sorprendió, y alentó a los cubanos por su plan declarado de establecer límites a los mandatos y las tapas de edad para los cargos políticos. Incluso insinuó amplios cambios constitucionales que exigen un referéndum.
Pero a renglón seguido que él vetó cualquier noción que el país abandone su marca anacrónico del socialismo.
"No fue elegido para ser presidente para restaurar el capitalismo en Cuba", dijo. "Fui elegido para defender, mantener y continuar a perfeccionar el socialismo, no destruirlo."
Desde que asumió la presidencia de Fidel en 2006, Raúl Castro ha puesto en marcha modestos cambios económicos y sociales, incluyendo la expansión de la empresa privada, la legitimación del mercado inmobiliario y la relajación de las restricciones de viaje. Sin embargo, el país sigue, y sigue siendo en el futuro previsible, gobernó por decreto del partido comunista, un partido que no tolera ninguna oposición.
Una verdadera reforma en Cuba debe empezar con revisión de su sistema jurídico, un sistema que no ofrece ninguna apariencia de justicia.
Organización política pacífica, el disenso y la protesta no tienen reconocimiento legal o protección alguna en los tribunales de Cuba. Y reversión de Raúl Castro a la lengua de línea dura sobre la santidad del socialismo es un mensaje de lo alto que la reforma de la ley simplemente no está en las cartas.
Sistema legal de Cuba, aunque tiene raíces españolas, por grandes espejos y la de su patrocinador Guerra Fría, la Unión Soviética. Tras llegar al poder en 1959, Fidel Castro se esforzó por construir un sistema soviético-modelo. Él tuvo éxito. Y ese modelo desafortunado continúa, sin reformar y sin cesar, hoy.
El resultado: las leyes cubanas, especialmente cuando los presuntos delitos contra el Estado está involucrado, es corto en el debido proceso, largo en procedimiento sumario y será dado a decisiones injustas.
Críticas a un sistema de justicia digna de ese nombre es la independencia judicial. Pero los jueces en el sistema marxista-el modelo de la nación de la isla son peones del Estado.
Sistema legal de Cuba no reconoce al poder judicial como rama independiente del gobierno. Aunque la Constitución cubana incorpora un principio de independencia judicial, sino que también subordina expresamente a los tribunales a la rama legislativa, la Asamblea Nacional del Poder Popular, y el Poder Ejecutivo, el Consejo de Estado. Además, por decreto ejecutivo publicado en el año 1997, todos los tribunales deben cumplir con las "Instrucciones generales" que se les da por el Poder Ejecutivo.
Tampoco los jueces cubanos, por mandato, independiente del Estado. No tienen seguridad en la tenencia para protegerlos de la interferencia política. La Constitución cubana permite expresamente a la Asamblea Nacional, mediante su voto, remover a los jueces del más alto tribunal del país, el Tribunal Supremo Popular. Del mismo modo, las asambleas provinciales pueden remover a los jueces del tribunal provincial y municipal.
Tampoco es la remoción sujeto a cualquier revisión o proceso de investigación, o de cualquier disposición de la ley. Las legislaturas puede simplemente césped un juez de su cargo a voluntad y sin razones. No es de extrañar entonces, que no hay casos reportados de una sentencia judicial contra el gobierno cubano en los procedimientos relacionados con una cuestión política.
Es tanto lo permita la ley y aceptado en la práctica que el poder judicial se inclinan ante las órdenes ejecutivas o legislativas-branch-en casos ante los tribunales. Tampoco es desconocido para los jueces, a los pronunciamientos simplemente loro del régimen, o los argumentos presentados por la fiscalía, en representación de los juicios o sentencias.
El anuncio de Raúl Castro de su retiro pendiente significa que por primera vez una generación más joven de líderes de los partidos comunistas, una generación que no luchó en la revolución cubana que llevó a los comunistas al poder, será, llegado el 2018, gobernar la nación isleña. Castro ha aprovechado Díaz-Canel Bermúdez, un ingeniero eléctrico de 52 años de edad y ex ministro de educación superior, como su sucesor top vice-presidente y potenciales.
Es algo bueno para Cuba que la camarilla gobernante de los comunistas octogenario tiene, por fin, admitió a alguien de una generación más joven puede ser presidente.
Pero el verdadero cambio que espera a alguien de la generación más joven de ver en condiciones de deshacerse de un sistema legal que codifica soviéticos frío era de la Guerra nociones de cómo una nación trata a sus ciudadanos.

Douglas J. Johnston es un abogado de Winnipeg.

Reeditado en el Winnipeg Free Press Edición Impresa 02 de marzo 2013 A16
http://www.winnipegfreepress.com/opinion/westview/cuba-must-reform-its-soviet-legal-system-194455151.html

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada