domingo, 7 de abril de 2013

#españa AGITADORES PROFESIONALES ACOSAN A POLÍTICOS DEL #PP

El «manual del agitador»

J. PAGOLA / MADRID
Día 07/04/2013 - 11.53h

La Policía ha detectado la presencia de «profesionales de la agitación» entre las personas que participan en la campaña de acoso y hostigamiento puesta en marcha contra cargos del PP con el pretexto de los desahucios











La Policía ha comprobado, por las diferentes vías de investigación abiertas, que la campaña de acoso a dirigentes y cargos institucionales del PP está organizada por «profesionales de la agitación», más que por ciudadanos descontentos con la situación derivadas de los desahucios, que también participan secundando las convocatorias. La organización de los diferentes «escraches», perfectamente sincronizados, y que responden a un «modus operandi» similar, así lo delatan.

La campaña de acoso a los populares, que se inició el pasado mes de marzo a través de la llamada Plataforma de Afectados por la Hipoteca, tiene como objetivo marcar a los supuestos culpables de los desahucios, denunciarlos públicamente ante los ciudadanos y para ello nada mejor, consideran sus impulsores, que concentrarse frente a sus domicilios particulares, mejor si está la familia en su interior porque los puede hacer más vulnerables a la crítica y, de paso, airear direcciones y teléfonos particulares.
Frente a los domicilios, los acosadores no se limitan a exhibir pancartas, pegar carteles junto al portal o proferir insultos como «asesino», sino también escenifican parodias, lanzan huevos, realizan pintadas y leen algún manifiesto. La víctima queda ya marcada socialmente .

Estrategia diseñada

De acuerdo con el «manual del escracher» elaborado por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, en una primera fase de la operación de acoso se trata de que el político elegido sepa que se va a ir a su casa, para provocarle, a él y a su familia, tensión y ansiedad.
A continuación envían a través de redes sociales una serie de mensajes, facilitando la convocatoria, además de los teléfonos, faxes o correos electrónicos de las víctimas, de sus domicilios si se tienen, o de las sedes provinciales, para «bombardearles» con insultos, críticas o acusaciones. Desde marzo se han realizado más de una veintena de «escraches», todos ellos a dirigentes o cargos institucionales del PP.
Y la campaña tiene todos los visos de ir en aumento, al menos de aquí al 25 de abril, fecha en la que se va a votar en el Congreso la reforma legal sobre desahucios.
La Policía ya ha perfilado los necesarios mecanismos de respuesta.Si las concentraciones se llevan a cabo mediante actos de amenaza o coacción, los agentes procederán a identificar a los autores y, en su caso, a detenerlos. Las ciudades consideradas más sensibles en este dispositivo son Madrid, Málaga y Valencia, ya que en el País Vasco y Cataluña es responsabilidad de las policías autonómicas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada