lunes, 22 de julio de 2013

#CUBATUR REINVENTA LA LOTERÍA EN #CUBA ¿vuelven los juegos de azar?


En Cuba, al parecer, las cosas están muy claras: se perfecciona, se amplía y se actualiza la economía, pero quedan obstáculos que impiden el pleno goce ciudadano al paraíso prometido, entre ellos los juegos ilegales. Pero no todos los juegos estorban porque no todos son ilegales, verá usted:
Un juego ilegal, por ejemplo, es la famosa bolita, en la que ancianos pensionados le juegan un peso en moneda nacional (MN) a un número entre 100, tentando la posibilidad de multiplicar ese peso por 70. La bolita, en los barrios de Cuba, es básicamente un juego que entretiene a personas viejas, porque los jóvenes que estamos muy ocupados gritando groserías, no le hacemos mucho swing, al menos en las ciudades.
Otro juego de azar, típico de carnavales populares y escenas medievales en general, es el del roedor que se marea. Por 5 pesos MN la gente tiene un chance entre 30 de ganar un regalo cuyo valor oscila entre los 25 y los 125 pesos MN. Todo depende de un ratón o curiel, que al verse en medio de un círculo de espectadores chillones (dale ratón pal 23 camina pal 12 bicho), y tras ser mareado por el dueño del juego, se dirige hacia una cajita de madera que puede estar o no premiada, y que casi nunca lo está.
Entonces, en medio de tanto juego ilegal en moneda nacional para ancianos y carnavaleros, aparece la porquería tricolor del CUC, protagonizando un inocente y lícito jueguito para gentes con dinero
Se trata de la nueva oferta veraniega de la flamante agencia Cubatur en Camagüey. Cubatur nos restriega en la cara nuestra falta de moneda útil al ofertar, en carteles y por audio, un ticket premiado por solo 2 CUC. El premio consiste en ir a un hotel con un acompañante y todos los gastos pagos. Los gastos del afortunado lo cubrirán con creces los que no adquieran el ticket premiado, un principio que vale para todos los juegos de azar del universo. Y seguramente venderán tantos tickets como personas aparezcan dispuestas a pagar por ellos.
Ni los ancianos que juega bolita ni los carnavaleros tradicionales comprarán los tickets de Cubatur, reservados solo por los nuevos ricos de la pasarela nacional, que son quienes único pueden darse el lujo de arriesgar 2 CUC en la divertida aventura del flirteo con la suerte.
Y digo yo no puede ser que el CUC sí tenga derecho al juego y la Moneda Nacional deba tragarse sus ganas ¿o sí?, porque si no a la mierda toda la seriedad y declaremos esto oficialmente un relajo, o un bailable. y a dar cintura to el mundo con el periódico de gorro en forma de barquito de papel.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada