miércoles, 13 de agosto de 2014

Predicen crisis financiera hecha en #china

Crisis financiera hecha en China

Entrevista / Richard Vague dice que el crecimiento de la deuda privada en China se encuentra fuera de control y es posible que ocurra una crisis bancaria en los próximos dos años

Un inversor mira una pizarra de precios bursátiles en Wuhan, China, Sept. 16 de 2008. (China Photos/Getty Images)
Un inversor mira una pizarra de precios bursátiles en Wuhan, China, Sept. 16 de 2008. (China Photos/Getty Images)
Cubamatinal / El colapso en los mercados financieros que se produjo en 2008 fue un doloroso recordatorio de que incluso las economías desarrolladas no pueden evitar las crisis financieras.
Por Valentin Schmid

Nueva York, 11 de agosto /  La Gran Época/ La mayoría de los académicos y banqueros centrales también afirman que estas crisis no se pueden predecir con exactitud. Otros investigadores, como Richard Vague, difieren con ese punto de vista. En su libro, “El próximo desastre económico”, presenta un enfoque para predecir las crisis financieras con un alto grado de precisión, tomando como referencia la deuda privada.

En su opinión, un aumento sostenido de la deuda privada, como hipotecas o bonos corporativos durante un plazo de cinco años lleva casi inevitablemente a una crisis bancaria o de divisas. En cuanto a la región donde espera que ocurra el próximo desastre, Vague apunta hacia oriente.

¿Usted tiene una especialización sobre China?

No tengo un conocimiento especial sobre China. Sin embargo, en el proceso de reunir información sobre la deuda privada, creo que tengo una muy buena comprensión respecto al estado de la deuda privada en los principales países, entre ellos China. Estos análisis nos han dado un buen entendimiento de la deuda privada allí.

¿Cuáles han sido los niveles de deuda en China en los últimos cinco años?

Siempre hemos visto rápidos incrementos en la deuda privada en cualquier otro país, eso incluye a Estados Unidos en 2007, Japón en 1991 y Corea del Sur en 1997, hemos visto a continuación una crisis financiera o como mínimo una dramática desaceleración de la PIB.

Cada vez que la deuda privada como porcentaje del PIB crece en un 18 por ciento en un lapso de cinco años [es decir, de 100 por ciento del PIB al 118 por ciento del PIB] y también vemos la deuda privada agregada respecto al PIB alcanza un 150 por ciento o más; la combinación de esas dos cosas casi siempre significa que usted tiene una crisis financiera.

¿Cuáles son las estadísticas para la deuda privada en China?

En China, parece que ha crecido en un 60 por ciento durante los últimos cinco años hasta llegar al 200 por ciento, muy por encima del umbral. En España, en 2008, la relación deuda privada respecto al PIB creció en un 49 por ciento en los cinco años anteriores a la crisis y podemos ver lo que España está sufriendo en la actualidad.

¿Así que cuanto más aumenta la deuda privada, más se sufre después?

Eso es correcto. Sin embargo, lo que hemos visto es que puede durar varios años. No es inusual que continúe durante algunos años hasta que se alcance ese alto nivel de crecimiento. La fiesta puede seguir, siempre y cuando los bancos continúen prestando.

¿Cuándo puede ocurrir el punto de inflexión?

Cuando el exceso de capacidad es realmente importante, los bancos tienen que empezar a resolver el asunto. Los mercados luego empiezan a reconocer que los valores de los activos son demasiado altos. Entonces se empieza a ver que las cosas cambian. Pero aún no hemos llegado a esa etapa en China.
Pero parece como que algo va a pasar en los próximos dos o tres años. Pero los chinos pueden ir y tomar medidas para tratar con la situación. Ellos podrían estar haciendo esto sin que lo sepamos. Pueden ir a los bancos e inyectar capital y hacer que se fortalezcan contra el problema.

Sin embargo, todavía han creado demasiada capacidad. Incluso si el gobierno central fortalece los bancos. China tiene demasiadas casas, demasiado acero, demasiados barcos.

¿De dónde proviene el capital?

Podría ser de activos del gobierno central o de deuda del gobierno central. El gobierno central chino cuenta con amplios recursos para enfrentar esta situación. La deuda del gobierno central es baja en comparación con otras economías importantes.

Eso es lo que sucedió en Japón en 1991, la deuda pública respecto al PIB era del 60 por ciento. Ahora es del 220 por ciento debido a la reducción de los ingresos fiscales luego de la crisis, y los esfuerzos para contrarrestar el impacto económico de la crisis.

¿Cuáles serán las consecuencias de esta operación?

Si China está creciendo a un 7,5 por ciento, eso implica que está añadiendo más capacidad a su ya excesiva capacidad. Así que no podemos predecir lo que sucederá con el PIB, pero no debemos sorprendernos que sea de un solo dígito y bajo, en los próximos años.

Por lo menos, el crecimiento del PIB de China va a reducirse considerablemente. Podríamos ver un crecimiento real del PIB por debajo de cinco o cuatro por ciento. Creo que veremos una etapa de crecimiento lento, igual que lo que ocurrió en Japón. El problema golpeó a Japón en 1991 y que ahora han pasado 24 años y su crecimiento real ha promediado menos de uno por ciento por año durante ese tiempo.

Creemos que entre la recapitalización de los bancos y una extensa red de seguridad social, el costo ronda entre el 20 al 40 por ciento del PIB para recapitalizar los bancos y gestionar la crisis.

¿Hay alguna manera de resolver el problema rápidamente y sin dolor?

Si tuviera una varita mágica en China me gustaría ir e inyectar una gran cantidad de capital en los bancos. Yo haría que los bancos luego reestructuren los pasivos de los prestatarios que estén sobreendeudados, de modo de solucionar el problema de los malos créditos antes de que ocurra una crisis.

Esto implica emitir y reestructurar una gran cantidad de deuda

Eso es exactamente correcto. Otro enfoque sería utilizar una forma de tolerancia para que los bancos tengan permitido amortizar sus malos créditos durante un período prolongado, por ejemplo a 30 años. Usted puede dejar que otorguen préstamos, pero asignarlos a una cuenta en suspenso, así no se los asignan como activos directamente, sino que se los va asignando durante un plazo más largo.

¿Qué ocurre con la emisión monetaria?

Se puede hacer eso. No es mi solución favorita. Pero el dinero es deuda sólo que no tiene ningún vencimiento o cupón, pero es similar en algunos aspectos.

Richard Vague es socio gerente de Gabriel Investments y presidente de The Governor’s Woods Foundation, una organización sin fines de lucro. También es autor de “El próximo desastre económico”, un libro con un nuevo enfoque para predecir y prevenir las crisis financieras. Anteriormente, fue co-fundador, presidente y director general de Energy Plus, y también co-fundador y CEO de First USA y Juniper Financial.

La entrevista fue editada a fines de mayor brevedad y claridad.

http://cubamatinal.es/2014/08/11/crisis-financiera-hecha-en-china/

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada