miércoles, 20 de febrero de 2013

No cesan atropellos en la prisión Boniato en Santiago


Por: Arnaldo Ramos Lauzurique.

El activista Luis Raúl Rodríguez Recasens fue golpeado el 10 de enero de 2013, por negarse a participar
en el recuento matinal en presencia del segundo jefe de la Unidad del reclusorio de Boniato, en
Santiago de Cuba, el capitán Ambruti, por lo que inició ese día una huelga de hambre y al presentar
deshidratación y convulsiones lo recluyeron en el hospital de ese penal.

Concluida la huelga el 21 de enero, al volver a su destacamento, encontró que le faltaban numerosas
pertenencias, entre ellas: una máquina eléctrica de afeitar, una extensión eléctrica, tres paquetes
de detergente, cinco jabones, una camisa, un short, un cortaúñas, una pinza de pelo, un frasco
de desodorante, varias cartas de su novia, un espejo, un calzoncillo, dos rosarios, cuatro tarjetas
telefónicas, un pomo de crema para la piel, otros dos de colonia y perfume, una cubeta de agua, una
cuchara, es decir, artículos indispensables en una prisión. Él responsabiliza a las autoridades por esas
pérdidas.

El día 28 fue despojado de sus ropas de civil por el segundo jefe de Orden Interior, de apellido Arcia. Y
el 29 fue llevado a un Consejo Disciplinario con el segundo jefe de la Unidad, el ya mencionado capitán
Ambruti.

El 16 de febrero, según el también recluso, Enrique Figuerola Miranda, no se le habían devuelto las
pertenencias, pese a sus reiteradas denuncias; conociendo las autoridades de la prisión, que éstas se las
apropió un recluso común del destacamento No. 6 nombrado Denys Marín.

Por su parte, Luis Raúl Rodríguez Recasens, informa de otros abusos en ese penal, como es el caso de
Leonard Lescay Romero, de 24 años, que fue operado de hernia el 6 de enero y le dieron de alta el 14
sin estar recuperado y ha tenido que dormir en el suelo por falta de capacidad en el Destacamento.

Además comunica que un recluso de nombre Orlando Rodríguez Rojas, de 35 años, que es de La
Habana, y lleva varios años allí sin poder recibir visitas por limitaciones económicas de su familia, se
auto agredió al punto de recibir 79 suturas a lo largo del cuerpo en reclamo de que lo llevaran a un
reclusorio de su provincia. El 15 de febrero estaba bajo los efectos de medicamentos y no había más
información.

Son algunos de los sucesos que se conocen de la prisión de Boniato, en Santiago de Cuba.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada