sábado, 4 de enero de 2014

La Teología de la Liberación fue creada por la KGB

Desertor de alto rango soviético revela que la Teología de la Liberación fue creada por la KGB

La inteligencia soviética infiltraba las religiones.
 Un nuevo libro titulado “Desinformación”, escrito por el desertor de más alto rango del bloque soviético, descubre que la Unión Soviética tuvo una política consistente contra el cristianismo, primero tratando de eliminarlo, pero como no pudo, infiltrándolo. Fue así como surgió la campaña para presentar a Pio XII como amigo de los nazis, luego la campaña de infiltración que le permitió el desprestigio a figuras molestas dentro de las iglesias cristianas y la creación de frontings, y luego la más ambiciosa, que fue la manipulación de la doctrina, a través de la creación de la Teología de la Liberación, para re enfocar la doctrina católica en el “patio trasero” de EE.UU. 

cuarteles de la kgb

El autor dice que la doctrina de infiltración en las religiones, que creó la Teología de la Liberación, está aún activa en Rusia, país que está siendo dirigido por ex jerarcas de la KGB, y que está manipulando las religiones para obtener poder en el mundo. Y menciona el caso de Irán.
La información que trae este libro que comentamos es para discernir, porque estamos llenos de manipulaciones y medias verdades para dirigir nuestra opiniones, y en este sentido hay que estar en guardia, incluso de quienes dicen que nos quieren salvar de las manipulaciones.

SI NO PUEDES VENCERLOS, ÚNETE A ELLOS 

Eso es lo que hizo la Unión Soviética para reducir la influencia anti-comunista del cristianismo. En un nuevo libro titulado Desinformaciónse revela una campaña encubierta para desacreditar figuras dentro de las iglesias y tratar de influir en la iglesia con una versión marxista-friendly del cristianismo.
La estrategia de los comunistas contra la iglesia tenía tres pilares: una ofensiva propagandística, la implantación de agentes de influencia y la promoción de la Teología de la Liberación con un giro anti-occidental sobre la base de la escritura.

LA CAMPAÑA CONTRA PIO XII

Desinformación ha sido escrito por Ion Mihai Pacepa, el desertor de más alto rango del bloque soviético y Ronald Rychlak, Profesor de Derecho de la Universidad de Mississippi. También se ha lanzado un documental, titulado Desinformación: La estrategia secreta para destruir a Occidente.
Los autores revelan cómo un objetivo principales de la Unión Soviética fueron las “medidas activas” contra el Papa Pío XII.

“Los soviéticos comprendieron que Pío XII era una amenaza mortal a su ideología, porque menospreciaba el comunismo tanto como lo hizo con el nazismo. De este modo, se embarcaron en una cruzada para destruir al Papa y su reputación, escandalizando a su rebaño, y fomentando la división entre las religiones”, Rychlak dijo en una entrevista.
La afirmación de que el Papa Pío XII fue “El Papa de Hitler” se origina en una emisión de 1945 de Radio Moscú o, en otras palabras, del aparato de propaganda soviética. Más tarde, los soviéticos reaccionaron a su muerte en 1958, con una nueva campaña de desinformación. Es mucho más fácil mentir acerca de alguien cuando no puede responder.
Pacepa, que estaba sirviendo en la inteligencia rumana en ese momento, dice que el primer ministro soviético Khrushchev aprobó el plan de la KGB en febrero de 1960. El nombre clave fue “Seat-12″ y Pacepa dice que él era el representante de Rumania para ello. Y aquí detalla públicamente su participación.
La revelación de esta operación contra el Papa Pío XII no sólo es importante para el análisis histórico. Enseña además una lección sobre la eficacia de las operaciones de influencia enemigas en curso.

“Se nos dice que los expertos de desinformación nos pueden convencer de cualquier cosa. Tomaron una persona ampliamente considerada como un defensor de los Judios y otras víctimas, alguien que fue despreciado por Adolf Hitler y convencieron al mundo de que era un virtual colaborador”, dijo Rychlak.

LA CAMPAÑA DE INFLUENCIA DENTRO DE LAS IGLESIAS CRISTIANAS

La segunda etapa de la estrategia de lucha contra las Iglesias de la KGB era influir a quienes no podía destruir, usando las iglesias del bloque del Este, en particular la Iglesia Ortodoxa Rusa.
El desertor de la KGB Vasili Mitrokhin proporcionó una directiva secreta en 1961 para infiltrarse en la Iglesia Ortodoxa Rusa. El objetivo era implantar agentes de influencia, que luego podrían quitar de la iglesia a los “reaccionarios” y “sectarios” que eran vistos como una amenaza para el comunismo.
Mitrokhin reveló una reunión secreta de altos oficiales de inteligencia del Bloque Oriental en Budapest en julio de 1967. Dos oficiales de la KGB dieron instrucciones sobre

“el trabajo contra el Vaticano, las medidas para desacreditar al Vaticano y sus partidarios, y las medidas para exacerbar las diferencias dentro del Vaticano y entre el Vaticano y los países capitalistas“.
Pacepa ilustra el éxito de esta operación con múltiples ejemplos. Por ejemplo, en enero de 2007, el recién nombrado arzobispo de Varsovia tuvo que renunciar en medio de revelaciones de que había sido un colaborador del servicio secreto polaco durante la Guerra Fría.
Dentro de esto se inscribe la acción de los servicios secretos comunistas de Yugoeslavia que plantaron información contra las apariciones de Medjugorje entre los fieles y sacerdotes católicos, ver aquí
Rychlak dijo que también fueron dirigidos esfuerzos soviéticos para influir en los protestantes. En 1944, los soviéticos establecieron el Consejo de la Unión de Bautistas Cristianos Evangélicos, ahora llamado la Unión de Bautistas Cristianos Evangélicos de Rusia.
El presidente del Instituto de Religión y Democracia, Mark Tooley, ha escrito sobre el uso comunista del Consejo Mundial de Iglesias. Él señala que cientos de iglesias protestantes y ortodoxas pertenecían al mismo, remolcaba la línea soviética e incluso fue tan lejos como financiar a las guerrillas marxistas.

LA CREACIÓN DE LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN

La tercera etapa fue la promoción de una marca anti-capitalista y anti-occidental del cristianismo. Si la KGB no pudo eliminar el cristianismo, razonó que bien podría manipularlo. Nació la Teología de la Liberación.
Pacepa recuerda oír a Khrushchev diciendo en 1959:

“La religión es el opio del pueblo, así que vamos a darles opio.”
Él llanamente dice que la Teología de la Liberación es un invento de la KGB. Él tiene conocimiento de primera mano de agentes secretos rumanos enviados a América Latina para extender la religión entre las masas.
En 1984, el Papa Juan Pablo II pidió a la Congregación para la Doctrina de la Fe, encabezada por el cardenal Ratzinger, luego Papa Benedicto XVI, que preparara un análisis de la Teología de la Liberación. Ese estudio expuso que la teología de la liberación tenía elementos de la “lucha de clases” y del “marxismo violento”.
Robert. D. Chapman escribe en el Diario Internacional de Inteligencia y Contrainteligencia:

Sin duda, la doctrina de la Teología de la Liberación es una de las más duraderas y de mas alcance que salieron de los cuarteles de la KGB. La doctrina pide a los pobres y oprimidos rebelarse y formar un gobierno comunista, no en nombre de Marx o de Lenin, sino como la continuación de la obra de Jesucristo, un revolucionario que se opuso a la discriminación económica y social
Con esta afirmación, es dudoso que el libro intente decir que todos los que estuvieron identificados con la Teología de la Liberación, incluso sus diseñadores doctrinales, hayan sido agentes de la KGB o comprados por ella, sino que jugaron en un espacio creado por el clima inducido por la KGB, y que luego adquirió su dinámica propia. Y probablemente este haya sido el mayor éxito, que adquirió su propia dinámica.

RUSIA TODAVÍA MANEJA LA ESTREGIA DE LA KGB SOBRE LAS RELIGIONES

Rychlak comentó que el libro fue escrito hoy por una razón. Estas estrategias están todavía en juego.
“Cuando el nazismo fue retirado de Alemania, hubo paneles de des nazificación. Eso nunca ocurrió cuando cayó la Unión Soviética. Las mismas personas se quedaron a cargo”, dijo Rychlak.
Y continuó:
“De hecho, hoy en día Rusia está dirigido por un ex oficial de la KGB que se ha rodeado de sus antiguos camaradas. Estamos viendo la primera superpotencia que está siendo dirigida por oficiales de inteligencia“.
Pacepa está tratando de despertar el oeste sobre cómo sus enemigos, él incluso en su vida pasada, están explotando sus debilidades. No es fácil admitir que uno ha sido manipulado o golpeado de alguna manera, pero Occidente debe admitirlo, o va a suceder de nuevo.
Fuentes: Front Page MagazineSignos de estos Tiempos

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada