miércoles, 1 de agosto de 2012

LA REMOCION FORZADA.

Por Eduardo Rodríguez.

Creo que no queda más remedio que la otra opción para liberar a Cuba de una tiranía perversa.

Hay que actuar ahora, nuestros hermanos no merecen seguir padeciendo el terror que le ha impuesto los hermanos Castro.

Por más de cincuenta años se ha ido socavando los cimientos fructíferos de la isla que dejaron los antepasados y la han convertido en una masa de miseria y destrucción total, manteniendo a sus habitantes subjeto a los vehámenes y leyes que sólo denigran y destruyen la voluntad del pueblo.

No merece seguir éste patrón de deterioro de una sociedad que una vez disfrutó de su máximo desarrollo económico, convertido por los saqueadores y asesinos Castro Ruz en un desolado antro del infierno.

No se logrará ninguna paz, democracia y libertad mientras exista el control facista que ha permitido el abuso y la infamia, al contrario sólo se ha ido alimentando y respaldando su ego, reforzando su mano represiva.

 Ni la iglesia católica, ni ninguna organización ó diplomacia ha logrado, ni conseguirá los resultados necesarios a menos que no sea a través de la remoción forzada.

 El Comunismo es una afección y como tal debe ser erradicada, tomar ésta acción necesaria no es una violación de la carta universal de derechos ó de la contitución, sino una protección de la misma.

 No se puede defender lo indefendible, el hacerlo es contribuir al ultraje total de una sociedad.
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada