jueves, 4 de octubre de 2012

Inversiones en #cuba ...a lo Homer Simpson


Vicio [revisado] 



-Hace falta que me prestes un barito ahí.

-Depende ¿Cuánto es?

-Doscientos. O si puedes trescientos.

-Vaya, que no es una bobería en tiempos de sequía pero por tratarse de un socio como tú te lo dejo en doscientos cincuenta dólares.

-No, no me entendiste. Lo que necesito son doscientos millones.

-Si es para comprar más droga de la que te metiste reconozco que es de buena calidad pero yo no le mantengo el vicio a nadie.

-No es para drogas sino para algo patriótico: es para invertir en Cuba.

-¿Qué? ¿Te vas a comprar una provincia? Fíjate que si es Mayabeque te están estafando.

-Todavía no he decidido en qué los voy a usar pero el canciller dijo el otro día en Nueva York que por menos de eso a los cubanos de afuera no nos van a dejar invertir en Cuba.

-¿Doscientos milloncitos nada más? Acá afuera los únicos cubanos que tienen astilla para pagar el cover son los Estefan, la Bacardí y los herederos de Mas Canosa. ¿Qué les respondió Gloria? 

-En realidad lo que el canciller tenía enfrente era CAFÉ.

-Si eso fue lo que dijo el canciller con una tacita delante no me imagino lo que dirá frente a una raya de cocaína.

-No era una taza de café sino CAFÉ: Cuban Americans for Engagement.

-Eso debe ser un invento tuyo.

-Es un invento pero te juro que no es mío. Son de esos que hablan de diálogo pero en realidad hacen de coro al monólogo del gobierno. Como en las tragedias griegas antes de que Esquilo introdujera el segundo personaje. La diferencia es que son más bien cómicos, onda Aristófanes.  

-Ahora no la cojas con ellos. Coro, apuntadores, utileros, da igual. Cada cual se gana la vida como puede.

-El problema es que a estos parece que se les jodió el negocio. 

-Ahora resulta que el gobierno cubano es lo contrario de las hipotecas: si no tienes dinero te quitan el interés.


-Felipe -Pérez Roque- Segundo o Robertico Tercero –es que nunca me acuerdo el nombre porque total, dentro de un rato le dicen que mejor se dedique a la pintura- lo dejó bien claro: dentro de Cuba aceptan sólo timbiriches pero afuera ellos nada más que negocian con Bill Gates, Carlos Slim o el sultán de Brunei. 

-Y los humildes balseros de Hialeah que se levantan a las tres de la mañana para comprar relojitos en el pulguero y revenderlos en Cuba que se jodan. Sorprendentes los modales del socialismo del siglo XXI.

-Déjate de rezagos ideológicos. Lo importante es que se puede invertir. La tarifa de entrada es un poco alta pero algo es algo.

-Eso me recuerda el capítulo de Los Simpsons en que Mr. Burns va a Cuba con un trillón de dólares y le pregunta a Fidel si lo dejarían vivir allá. Al final a Mr. Burns le tumban el billete y termina encaramado en una balsa.

-Pero a eso a mí no me va a pasar. 

-Eso es lo que se creen todos los personajes en las películas de horror cuando entran a un sótano oscuro.

-Mira, si no tienes el dinero me lo dices y ya pero no me hagas perder tiempo que la oportunidad la pintan como a Machado Ventura.

-¿Vieja?

-No, calva.

-No tengo el dinero pero aunque lo tuviera no te lo iba a prestar. 

-¿No confías en mí? ¿Ni en Felipe II?

-Ya te dije: no me gusta mantenerle el vicio a nadie. 

0 comentarios:

Publicar un comentario